VALLE DE CHALCO, Edomex., 7 de diciembre de 2013.- El caso de la intromisión del ex funcionario municipal Ramón Reyes Salazar durante la exposición del mensaje del Primer Informe de labores del edil perredista Jesús Sánchez Isidoro, es muestra contundente de que las pugnas políticas en Valle de Chalco están a la orden del día, aun y cuando no son tiempos electorales.

Y es que a este personaje se le vincula directamente de pertenecer al grupo político de Luis Enrique Martínez Ventura, ex edil y hoy diputado local priista, que desde que inició su mandato Sánchez Isidoro no ha dejado de ser la piedrita en el zapato para que la administración en funciones haga su trabajo llanamente.

De ahí que Luis Enrique a cada rato esté haciendo declaraciones en contra del edil en activo; no obstante que en tiempos electorales el diputado haya logrado negociaciones para mantener a mucha de su gente en cargos importantes que ahora cobran jugosos sueldos.

Nadie duda que el tal Ramón, quien se autodenomina luchador social, haya actuado como emisario de la corriente priista de Martínez Ventura para intentar arruinar el debut del alcalde en su Primer Informe, de hecho a Ramón Reyes se le señala por no haber protagonizado realmente una causa social sino una muy particular pues reflejó su ira de algo que no pudo conseguir y que se dice fue una regiduría que el equipo de Jesús Sánchez no le quiso dar en campaña el año pasado.

Otro elemento que evidencia que Ramón persigue objetivos muy personales es que ninguna de las dos mil personas que presume tener afiliadas a su organización «DURO» lo respaldó para expresarse por causas injustas o reclamos concretos que afecten intereses de la población el día en que él solo se presentó iracundo, inclusive vociferando palabras obscenas en contra del edil.

Al día siguiente del informe, Ramón dio a conocer que presentó una denuncia formal en contra de Jesús Sánchez y más tarde se le veía por los pasillos de la presidencia municipal conversando amenamente con funcionarios, como es el caso del director de obras Juan Manuel Arellano.

Dijeron algunos que tal vez Ramón esperaba que fuera llamado por el alcalde o alguien cercano a éste y entablar diálogo con lo que se cumpliría su objetivo de llamar la atención y seguramente sacar provecho personal de la situación.