TEJUPILCO, Edomex., 5 de Diciembre del 2013. El presidente municipal  Manuel Santín  Hernández al dar lectura a su primer  informe de actividades municipales, dirigió un deslucido mensaje que para muchos, estuvo falto de energía e impacto, incluso los asistentes lo catalogaron  como cargado de total y absoluta demagogia, asegurando  que nada coincide con la realidad que se vive en este municipio.

En un acto en el cual sólo se observó su interés por  lucirse ante la presencia de Rocío Alonso Ríos, secretaria de seguridad ciudadana en representación del gobernador Eruviel Ávila Villegas; el alcalde dijo que en el municipio se vive con seguridad, desarrollo y progreso.

Tras haber presentado una proyección en vídeo en la que según él compartió los logros de su administración,  fue notoria la falta de obras de impacto como las que en años anteriores realizaron otras administraciones, tal es el caso de su antecesor Isael Villa Villa;  limitándose  solo a presentar los logros que se han dado gracias a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, lo cual ciertamente no es un logro suyo, sino de una larga lista de dependencias que han bajado programas y apoyos a la población.

En el deslucido informe, no hubo nada novedoso que escuchar, pues a un año de gobierno, las cosas siguen igual, las carreteras vecinales de este municipio están en completo abandono, los servicios básicos son deficientes, la cabecera municipal enfrenta un serio problema de ordenamiento vial, mientras que el flamante alcalde nada  hace por darle solución a dichos problemas.

Cabe destacar que la mala planeación del equipo de trabajo del alcalde llevó a que el citado informe de gobierno genera un gran caos vial,  dado que el  evento  no se realizó en la plaza  principal ante el temor de que los delegados municipales se  manifestarán ante la falta de obra, por lo que se realizó en un  conocido salón de esta ciudad, de manera reservada, creando a las afueras del salón un cuello de botella generando la molestia de los automovilistas  y peatones  y de varios asistentes  que salieron renegando ante la exclusividad con la que se manejó el estacionamiento, el cual fue  solo  para amistades del señor alcalde.