CUAUTITLÁN, Edomex., 18 de diciembre de 2013.- Se desmoronan los muros de adobe de la vivienda que habitó San Juan Diego y de la primera ermita construida en honor a la Virgen de Guadalupe, los cuales se exhiben en la iglesia de El Cerrito, en este municipio.

Los restos de los muros de adobe son mostrados en vitrinas en el museo subterráneo localizado en el Santuario de la Siempre Virgen María y Casa de San Juan Diego, mejor conocido como iglesia de El Cerrito, ubicada en el barrio de Santa María Tlayacac, en Cuautitlán-México, en los límites con Cuautitlán Izcalli.

El padre Alejandro Torres López, ex rector de dicho santuario, informó cuando era responsable del lugar que conservar los restos de los muros de adobe requería inversión de un millón de pesos.

El deterioro de los muros se debe a la falta de mantenimiento, pues las paredes necesitan fumigación, drenarlas para evitar humedad y tratamientos para que no se genere salitre, así como ventilación adecuada.

En la vivienda de San Juan Diego ocurrió la quinta aparición de la Virgen de Guadalupe, que sanó al tío del indígena, Juan Bernardino.