Con la aprobación de las reformas, educativa, hacendaría, financiera, energética y de telecomunicaciones queda claro que el Pacto por México no tiene futuro, una vez más el PRI le comió el mandado a los partidos de oposición y, estos a su vez, pasaron a ser inservibles en la política nacional, de ahora en adelante al PRI solo le bastará la ayuda de sus aliados; PAN y PRD quemaron sus cartuchos o no supieron jugar sus fichas.

A las ciudadanos nos toca esperar los perjuicios o los beneficios de las reformas, de acuerdo a los especialistas, tardaremos meses en conocer los resultados de las iniciativas aprobadas en el Congreso de la Unión, pero los integrantes del Pacto por México pasaron a ser inservibles, Peña Nieto los necesitaba para sacar adelante su proyecto; y desconozco, si lo tenía planeado así o en de verdad no esperaba que su adversarios políticos le aprobarán en bandeja de plata y en tan poco tiempo todas las iniciativas.

Como siempre PAN y PRD demostraron su incapacidad, puede que el pago de sus acuerdos llegue a tiempo, pero de eso a sentirse útiles, sería muy inocente pensar que todavía los necesita el Presidente de la República, no se ven razones para seguir sosteniendo esa extraña alquimia política.

De ahora en adelante cada partido tendrá que ver por sus propios intereses se convierten en lo que son, adversarios políticos, solo que alguien intente perjudicar sus intereses comunes se podrán unir de nuevo, la luchar por el poder se desata a partir del próximo año, lo que se negoció se negoció y, lo que no, hay que ganarlo.

Si de verdad, Enrique Peña Nieto quiere continuar el Pacto por México, hay muchos ciudadanos  que tienen ideas verdaderas para ayudarnos a salir del marasmo económico, político y social. Ese sí sería un verdadero Pacto, de hecho es la alianza que La Mayoría Silenciosa espera para Mover a México.

Los otros pactos son de intereses y acuerdos, solamente unos cuantos se van a beneficiar de las reformas aprobadas por los diputados y senadores, sirve para seguir sosteniendo la economía con pinzas no verdaderamente como motor de desarrollo, sería iluso pensar que Peña Nieto nos va a llevar al primer mundo y, menos si tiene miedo a consultarnos acerca de algo tan importante como el futuro del Petróleo.

Cuando alguien quiere ayudar a su país, confía en el talento de su población, la prepara, la educa, le da cultura, pero sobre todo lo hace independiente y libre, elementos básicos para sostener debates de altura como el que se enfrentó hace unos días en la reforma energética.

Así es que podemos esperar sentados, hasta que llegue el político de altura, el estadista y el verdadero líder, claro en caso de que las reformas tengan eficiencia y nos permitan llegar a ese tiempo, si no es así las clases marginas tomarán las decisiones, muchos se han aventurado a pronosticar un estallido social, otra revolución, pero ese es tema de otro momento.

Desafortunadamente se acabó el Pacto por México y, no hubo una verdadera intención de sumar a todas las expresiones políticas, organizaciones civiles, intelectuales o ciudadanos quienes pudieron ayudar a generar ideas en favor de la población y del país, Moviendo a México, pero no solo en el eslogan sino en los hechos.