¡Aaaay güey! A rezar un Rosario, aunque esté en el bote.

Así están algunos sectores de la clase política mexiquense, rezando, luego de la caída de Rosario Robles.

Desde el mismísimo ex, hasta el que fuera su secre Huicho Videgaray, pasando por el otro Huicho Miranda; Neto Nemer y una docena más de venerables grillos del estado.

El hilo se puede ir con Robles en la sombra. Una mujer que no conoce de lealtades y, bajo presión, puede develar todo lo que hizo el chorizo power en el poder.

Los “toluquitas” tiemblan.

Ave María Purísima, sin pecado concebido.