TOLUCA, Edomex., 3 de abril de 2019.- Tras 12 años de resistencia entre la comunidad indígena de San Francisco Xochicuautla, Lerma, contra la Autopista Toluca-Naucalpan, anunciaron que permitirán su construcción luego de que -aseguraron- doblegaron al gobierno federal y estatal, así como la empresa licitadora, al permitir un proyecto sustentable y un fideicomiso para la comunidad.

En conferencia de prensa, el Consejo Supremo Indígena dio a conocer la noticia y recordaron que en todo el tiempo que duró su lucha fueron reprimidos, aunque se sobrepuso su propuesta alterna.

La finalización de la obra -indicaron- se permitirá, a partir de que la comunidad indígena impuso 10 puntos, un Plan Integral y la creación de un fideicomiso a partir de que parte de los ingresos de la autopista Toluca-Naucalpan se destinen a infraestructura de la región.