TOLUCA, Edomex., 01 de marzo de 2019.- Vecinos de San Mateo Otzacatipan y San Nicolás Tolentino, asentados a un costado de la carretera Toluca-Naucalpan, mantienen cerrado uno de los sentidos, en reclamo a que fueron quitados los topes por tema de reencarpetamiento.

El grupo de inconformes colocó piedras para tomar la vialidad en dirección a la capital mexiquense este viernes, justo a la altura de Arboledas, entre el punto conocido como El Árbol y Plaza Santín.

Ahí exigen a las autoridades colocar los reductores de velocidad que ayudan para tener un paso más seguro a los peatones y evitar accidentes, luego de ser quitados por trabajos de pavimento desde el mes de diciembre.

La circulación se encuentra afectada debido a que no se permite el paso de vehículos, tanto particulares, servicio público y de carga por tiempo indefinido.