TOLUCA, Edomex, 20 de julio de 2020.- Tras dos semanas de reapertura y una afluencia de comensales baja, los restaurantes mexiquenses esperan que con el cambio de semáforo a color naranja la actividad incremente, ya que al momento tienen ventas de entre el 15 y 20 por ciento.

La baja afluencia es atribuida a que parte de la población desconocía que los establecimientos ya estaban operando, por lo que al cambio, esperan que la gente poco a poco vaya a los lugares de consumo, los cuales deben mantener los protocolos de seguridad e higiene para prevenir contagios de Covid 19, ya que el riesgo aún es alto.

Patricio González Suárez, presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes, señaló que los lugares turísticos aún no tienen actividad y donde hay afluencia es en las zonas céntricas de municipios como Naucalpan, Huixquilucan, Toluca y Metepec.

En semáforo naranja, los establecimientos con venta de alimentos podrán ampliar la atención una hora, operando de 6:00 a 23:00 horas, horario pertinente para evitar que la gente permanezca por lapsos amplios fuera de sus hogares.

Además, deberán seguir con un aforo máximo del 30 por ciento de su capacidad y al 40% en espacios abiertos, garantizar la sana distancia entre mesas y un nivel de música no mayor a 60 db. Cabe recordar que bares, cantinas y discotecas aún deben permanecer cerrados.