TOLUCA, Edoméx., 21 de noviembre del 2016.- La producción de alcohol, cigarros y drogas no lícitas deja como consecuencia un fuerte impacto ambiental, Francisco Mejía Alonso titular del Centro de Educación Ambiental de Toluca.

Mejía Alonso ejemplificó que para la producción de un gramo de heroína, se tienen que talar cuatro metros cuadrados de bosque, lo que causa un impacto negativo no sólo en la salud del consumidor, sino en el medio ambiente. En el caso del alcohol, dijo, se genera un importante desperdicio de agua empleada para las cañas.

El titular del Centro de Educación Ambiental de Toluca, ejemplificó que tan sólo una persona de origen chino fuma en promedio diez cigarrillos por día, por lo que para la producción del tabaco se devastan incluso áreas protegidas.

Francisco Mejía señaló que las medidas para el combate de sembradíos de amapola lejos de traer un beneficio causan un daño severo en el medio ambiente, pues al momento de usar químicos para la destrucción de esta planta, terminan matando a otras especies de plantas y árboles.

El funcionario explicó que la solución por parte de los ambientalistas para controlar esta problemática es el informar y concientizar a la población de lo que sus «vicios» causan al medio ambiente, además de las acciones que se tomarán para evitar que el impacto ambiental sea tan grave.