TEOTIHUACÁN, EDOMEX, 23 DE NOVIEMBRE DE 2016.- Escalmoles, hormigas, gusanos de maguey, chinicuiles, entre otros insectos forman parte de la gastronomía prehispánica, que desgraciadamente han disminuido su consumo.

Axel Arzola, representante de la empresa “Opal Prehispánicos”, mencionó que uno de los factores que ha originado el poco consumo de insectos es por la sobreexplotación.

Mencionó que el Estado de México, Hidalgo y Tlaxcala; entidades en donde se realizaban la mayor parte de la recolección por el crecimiento de la mancha urbana se han perdido las áreas naturales para la proliferación de insectos.

Explicó, que la FAO colocó como líder a México en recolección y consumo de insectos, con más de 561 especies, por encima de Brasil y sus Amazonas con 422 y China y Tailandia, que no llegan a 300.

El empresario destacó que del 95 por ciento de los citados productos que se comercializan en territorio mexiquense, sólo el 5 por ciento es recolectado en la entidad, y el resto proviene de otros 13 estados del país, donde hay condiciones climáticas y zonas que permiten esa actividad.

Puntualizó, que el insecto de mayor consumo a nivel nacional es el chapulín, “muy tradicional” y que una sola familia llega a recolectar 15 o 20 toneladas por año; la segunda especie por volumen de recolección es el escamol y el tercer puesto lo disputan el gusano blanco y el gusano rojo de maguey.