Lo que se planea mal, no hay manera de que termine bien.

Hoy vivimos en un vendaval de ocurrencias que nos va a pasar la factura, y que de hecho ya nos las está pasando.

Ahorran en gastos de salud para tener dinero que inyectarle a Pemex y pagar contratos por no hacer nada: el nuevo Aeropuerto Internacional de México, que no se va a construir.

Del gasto autorizado al sector salud en proyectos de inversión ha sido ejercido sólo el 2.9 por ciento.

¿Por qué?

Hay que darle dinero a Pemex para que no entren los privados y pagar lo que no vamos a construir: el NAIM.

De acuerdo con la comisión de Salud de la Cámara de Diputados, el programa de vacunación lleva ejercido sólo 6.7 por ciento de los recursos aprobados.

El fondo para tratar en VIH/Sida y otras enfermedades de transmisión sexual tiene un subejercicio de 91.7 por ciento.

Echaron abajo el programa de Estancias Infantiles porque había “corrupción”, en lugar de quitarla y castigarla.

Destruyeron el Seguro Popular.

Ahorran en ciencia, en cultura, en inversión pública, en puestos de trabajo…

¿De qué se trata?

Se trata de tener recursos para inyectarle a Pemex, con tal de que no intervenga el sector privado en esa industria, más que a través de contratos de prestación de servicios, como había antes.

Y hay que pagar por una obra que no se va a construir.

Hasta ahora el gobierno ha pagado mil 800 millones de dólares en bonos a inversionistas en el aeropuerto de Texcoco que no se va a hacer.

Faltan por pagar cuatro mil 200 millones de dólares.

A lo anterior hay que agregar la liquidación de 72 contratos por 163 mil millones de pesos, según informó esta semana el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

De ese dinero, 40 mil millones de pesos son irrecuperables.

Entre ellos están nada menos que las pistas, edificio terminal y la torre de control que ya está prácticamente concluida.

Por la obsesión ideológica de echar abajo la reforma energética aprobada hace seis años, el gobierno va a prescindir del sector privado en la obtención de hidrocarburos.

¿Cómo se va a financiar el plan de negocios de Pemex? Con rebajas en su tributación al fisco y aportaciones millonarias del presupuesto federal a la petrolera.

Es el mundo al revés: en lugar de que Pemex le aporte recursos al erario, le va a quitar.

Actualmente el 15.5 por ciento del gasto del gobierno se cubre con los ingresos provenientes de Pemex.

¿Cómo va a solventar el gobierno ese dinero que ya no va a tener?

Durante la campaña dijeron que todos los recursos que requería su programa de gobierno provendrían de los ahorros en corrupción, que estimaban en 500 mil millones de pesos anuales.

¿Dónde están esos 500 mil millones de pesos?

Pues no, resulta que no están. Que la corrupción opera de diferente manera.

Así es que el hueco que deja en el presupuesto el plan de negocios de Pemex, dice el secretario de Hacienda, se va a financiar con un mejor cobro de impuestos.

Van a apretar aún más al contribuyente cautivo, pero ni así alcanza. Necesitarían una nueva reforma fiscal y han dicho que no la habrá en la primera mitad del gobierno.

Lo que viene son más ahorros: austeridad que pega a programas indispensables.

¿A cambio de qué?

A cambio de ahuyentar a la inversión privada.

A cambio de bajo crecimiento económico por falta de inversión productiva.

A cambio de una caída brutal en la creación de empleos, porque no hay… inversión ni crecimiento.

Frente a este panorama de ocurrencias y retroceso, dijo recientemente en televisión un político ya retirado: soy optimista, el daño sólo va a durar unos 30 años.