ECATEPEC, Edoméx., 7 de noviembre de 2016.- Empresarios del Estado de México, acordaron mejorar la atención a clientes, capacitar a empleados y difundir normas en la materia para evitar sanciones de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO).

 

En reunión con el Procurador Federal del Consumidor, Ernesto Nemer Álvarez, más de un centenar de miembros de la Unión Industrial del Estado de México (UNIDEM), reconocieron que un 98 por ciento de empresas desconoce sus obligaciones en la prestación de servicios.

 

Francisco Cuevas Dobarganes, director general de la UNIDEM, aceptó que es importante conocer los derechos y aplicar las obligaciones de los prestadores de servicios, para evitar incurrir en irregularidades que en muchas ocasiones obedecen al desconocimiento de las normas.

 

“Sin importar el sector al que pertenezcamos ya sea industriales, comerciantes o prestadores de servicios finalmente también somos clientes de alguien y a nosotros nos interesa que todo funcione bien, por eso es importante que los derechos de los consumidores se apliquen para todos”, apuntó el representante de la Unión.

 

Por su parte, Ernesto Nemer dijo que la intención de estos encuentros es crear una responsabilidad social y evitar que la Procuraduría sea sólo la “Santa Inquisición” con un prestador de servicio ante una queja de consumidores, por lo que ya han firmado 86 convenios de colaboración con las principales cámaras empresariales del país.

 

La PROFECO y UNIDEM acordaron otorgar capacitación a empleados respecto del conocimiento de las normas en la prestación de servicios, elaborar decálogos de los 10 derechos del consumidor que están en función del giro de la empresa, y realizar en conjunto los protocolos de verificación con las empresas.

 

“La PROFECO está llamada a ser la defensoría del poder adquisitivo y privilegiar las acciones de prevención, generando acuerdos y aplicando la ley, en caso de prácticas comerciales abusivas”, apuntó el funcionario federal.

 

Cuevas Dobarganes, refirió que más del 98 por ciento de los empresarios, desconocen la mayoría de las obligaciones que tienen con respecto a sus clientes y esta situación, además de que afecta a los consumidores, ante cualquier revisión o queja, las empresas se pueden hacer acreedoras a cuantiosas multas y hasta la inmovilización o confiscación de la mercancía.

 

“Los empresarios nos quejamos de los niveles de corrupción que hay en el gobierno, pero es muy importante que nosotros mismos empecemos una cultura de la legalidad, dando litros de a litros y kilos de a kilo, así como respetar garantías y facilitar toda la información que requiere el cliente para que el producto le sea de utilidad”, dijo.

 

El director general de UNIDEM, Francisco Cuevas Dobarganes, añadió que “para nosotros, es muy importante conocer y aplicar los derechos de los consumidores, ya que de lo contrario, no pone en franca desventaja ante las grandes empresas de los giros industrial, comercial y de servicios, además que ya se acercan las temporadas del Buen Fin y de Navidad y es importante competir fortalecidos y promover la fidelidad de los clientes”.