PACHUCA, Hgo., 11 de junio del 2020.- A punto de cumplirse dos meses del incendio que arrasó viviendas, autos y una gran parte de área forestal protegida del parque nacional Los Mármoles en el municipio de Nicolás Flores, el gobierno federal puso en marcha -en la zona afectada- el programa Sembrando Vida, lo que va en contra de las reglas gubernamentales y resulta invasivo de las especies nativas, con lo que se violan las disposiciones del decreto presidencial que la establece como área natural protegida.

Desde el pasado 12 de abril un incendio registrado en la localidad de Las Pilas, en el municipio de Nicolás Flores, hay acciones pendientes para atender la zona afectada, así como generar apoyos necesarios para los afectados.

De la zona siniestrada equivalente a 890.61 hectáreas, alrededor del 50 por ciento pertenece al parque nacional Los Mármoles, donde el fuego arrasó con especies endémicas, por lo que la Secretaría del Bienestar implementó el programa Sembrando Vida, con la finalidad de plantar árboles frutales y maderables, según declaraciones del delegado de los programas sociales del gobierno de la República en Hidalgo, Abraham Mendoza Zenteno.

Exdirigente de Morena en Hidalgo y ahora representante del gobierno federal en la entidad, Mendoza refirió que este programa contemplaba la implementación de acciones en Nicolás Flores y en algunas comunidades afectadas, pero a raíz de los daños al parque Los Mármoles, se busca la plantación de especies no originarias de la zona y que a su vez serían comerciables o utilizables por los pobladores inscritos en Sembrando Vida.

El representante del gobierno Obradorista dijo que en coordinación con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, se implementará dicho programa en la zona protegida, “para que, de alguna manera, dijéramos, no haya una afectación, sino al contrario pues, haya un mejoramiento”. -¿Legalmente es posible sembrar en estas áreas protegidas?, se le insistió.

-Sí, porque en muchas ocasiones las áreas naturales protegidas tienen un plan de manejo que permite de alguna manera, dijéramos la producción de cierta manera que no afecte en su plan de manejo (sic), hay actividades que sí están permitidas y hay otras que no están permitidas, por ejemplo, en esta zona de Los Mármoles no está permitida la minería, pero otro tipo de actividades de carácter agrícola sí están permitidas.

Precisó que en la entidad se busca que Sembrando Vida genere de manera global 10 mil sembradores para intervenir 25 mil hectáreas, en comunidades que se encuentren por debajo de línea de bienestar, entre los que se ubica parte del parque nacional Los Mármoles. Puntualizó que, los interesados deben contar con un polígono de 2.5 hectáreas y a partir de que se junte un grupo de sembradores en lo que se denomina un Centro de Aprendizaje Campesino, se le da acompañamiento de un técnico social y uno productivo, y a partir de mayo se comenzó con la repartición del dinero para financiar este programa.

Sin embargo, la opinión del funcionario federal y el proyecto Sembrando Vida que se aplica en Los Mármoles contraria al decreto presidencial emitido por el general Lazaron Cárdenas del Río, publicado el 8 de septiembre de 1936, que le da el carácter de parque nacional a esta zona forestal.

“Se hace de todo punto necesario que esas montañas culminantes sean protegidas de manera eficaz en sus bosques, pastos y yerbales para que formen una capa suficientemente protectora del suelo y garanticen las buenas condiciones climáticas y biológicas; conservación forestal que no puede obtenerse de una manera eficaz si prevalecen los intereses privados, vinculados en la propiedad comunal o ejidal y de particulares que tienden a la excesiva explotación de los mismos elementos forestales; siendo por todo ello indispensable que dichas montañas culminantes se constituyan con el carácter de Reservas Forestales de la Nación”, expone el decreto en mención.

Por ello, el delegado en Hidalgo de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), Julio César Cervantes Hernández le corrigió la plana a Mendoza Zenteno y rechazó la legalidad de implementar el programa Sembrado Vida en Los Mármoles, “no se pueden meter especies que no sean nativas de esta zona, además de que posee su carácter de protegida”.

“Sobre todo en el área de parque Los Mármoles se requiere que por su documentación que tienen, su nombramiento de parque no podemos meter cualquier especie, tenemos que ver cuáles especies de árboles fueron afectadas y reponerlo con especies que sean nativas de ahí del parque”, aclaró el funcionario federal.

Abundó que ya se habló con la Secretaría de Bienestar a quienes se les explicó que esos árboles frutales y maderables se pueden sembrar, siempre y cuando sean fuera de la periferia o área perteneciente al parque nacional, pero al parecer no hicieron caso.

“Al interior del parque la normatividad no permite que se tengan cambios de especies ni mucho menos introducir árboles frutales, por eso queremos establecer bien y determinar las especies que fueron afectadas para reforestar con especies nativas y el parque no pierda su esencia”, reiteró el delegado de la CONAFOR.

Sobre las acciones para mitigar el daño ocasionado por el incendio, se estableció un cuerpo colegiado que visitó el lugar y observó cuáles fueron las especies afectadas y a partir de ahí considerar la implantación de éstas u otras originarias de la zona, para no causar un daño forestal. Sin embargo, aclaró que debido a la pandemia y a las medidas de contingencia, la comitiva no se ha desplazado al punto afectado para hacer la valoración, pero se pretendía hacerlo a finales de mayo para hacer el dictamen y a partir de ahí emplear las acciones pertinentes para reponer las hectáreas afectadas por el fuego.

Quadratín Hidalgo buscó a Arturo Islas Islas director general de Recursos Naturales de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo, para saber sobre las acciones que le competen al gobierno estatal en éste asunto, pero las llamadas telefónicas nunca fueron contestadas.

Mientras que Amancio Moreno Salazar subdelego de Inspección de la SEMARNATH, se negó a emitir un señalamiento, bajo el argumento de que no estaba en facultad para hablar sobre la situación, acciones y desarrollo sobre lo acontecido en el incendio, pues esta responsabilidad recaía en un grupo técnico operativo conformado por la dependencia estatal, CONAFOR y Protección Civil del estado.

Sin definir apoyo a afectados Los medios y acciones de apoyo gubernamental a las familias afectadas en el incendio de Las Pilas y comunidades aledañas, permanece sin tener un claro destino, toda vez que aún no se han realizado o no concluyen los dictámenes de las causas y daños ocasionados por el siniestro. La Secretaría de Bienestar por medio de su titular, Abraham Mendoza Zenteno refirió que se valoró el área afectada, y fuera de la pretensión del apoyo por vía de Sembrando Vida, no hay claro si habrá otra medida de apoyo concreta para los damnificados.

Estableció que todo se podrá definir en la medida de que también el gobierno del estado, así como la alcaldía de Nicolás Flores, aborden la problemática causada y cada uno de ellos cumplan con la responsabilidad que les compete. El gobierno del estado hasta el momento no se ha pronunciado respecto a cuál será la instancia que apoyará a los afectados o algún otro mecanismo para esta acción.

El último reporte del gobierno del estado a través de las acciones implementadas por diversas corporaciones en atención al incendio en Nicolás Flores no incluía fallecidos ni heridos; mientras que mil 400 personas presuntamente fueron evacuadas de forma precautoria, de las cuales a 60 de ellas se les trasladó en los diferentes refugios temporales instalados, estos en Itatlaxco, Santo Domingo, Cerro Prieto, en el municipio, así como dos más uno en Trancas, Zimapán así como en Jacala.

Las localidades más afectadas fueron Las Pilas, Pilas 2, Zoyatal, El Aguacate, El Cobre, Las Milpas y Puerto de Piedra. Hasta el momento, la versión de pobladores apunta al roce de dos cables de alta tensión provocando que las chispas dieron con un encino propagándose el fuego, pero será la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) la que dictamine la versión oficial de las causas. Para esto, la instancia ya posee la información al respecto, sin embargo, ante las medidas de contingencia no se han desplazado a la zona para concluir con el peritaje que establezca la verdadera razón del incendio del pasado 12 de abril en Nicolás Flores.

Cifras oficiales, no concuerdan Pero mientras las autoridades tienen sus propias cifras de afectados y evacuados, vecinos de esta región aseguran que los datos oficiales no concuerdan con la bitácora que ellos mismos elaboraron tras el siniestro.

Por ejemplo, mencionan que mientras el gobierno habla de 1,400 damnificados, el último censo del INEGI registra un total de 626 habitantes en las localidades evacuadas. Mientras que Protección Civil estatal reportó una afectación mínima de 44 cuartos y 22 familias, a pesar de que las viviendas realmente afectadas solo fueron tres, el resto eran corrales, letrinas o cercas.

Entrevistados por Quadratín Hidalgo, los afectados acusaron que, sin conocimiento alguno ni un estudio de por medio las autoridades del gobierno federal están cambiando el suelo forestal a frutícola con plantaciones de aguacate y la introducción del programa Sembrando Vida.

Aseguraron que el día del siniestro, las autoridades no estuvieron al nivel de la contingencia y mostraron gran desorganización lo que puso en riesgo la vida de brigadistas que apoyaron a sofocar el incendio.

Acusaron a la Semarnath de inventar datos relacionados con el incendio de Nicolás Flores, además de que fue la última instancia en sumarse a los trabajos, ya que el día del siniestro se realizó una reunión en el auditorio municipal en la que estuvieron presentes instancias del gobierno federal, funcionarios de las alcaldías de Nicolás Flores, Zimapán, Jacala, Tlanchinol, Mineral de la Reforma, Ixmiquilpan, Tasquillo, Protección Civil y brigadistas locales, todos, menos la dependencia estatal.