Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Esperan mujeres violentadas fallo contra Peña Nieto

Redacción/Quadratín Edomex
 
| 08 de octubre de 2018 | 11:45
 A-
 A+

TOLUCA, Edomex., 08 de octubre de 2018.- Víctimas del caso Atenco están en espera de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos emita un veredicto sobre los hechos acontecidos en mayo de 2006, durante el mandato de Enrique Peña Nieto en el Estado de México, la cual se proyecta será condenatoria.

Tras 12 años de haber iniciado un litigio contra el Estado mexicano por violaciones en contra de 11 mujeres en San Salvador Atenco, en el contexto de una protesta social en la que se hizo uso de la fuerza pública en un operativo en que participaron la policía municipal, la policía estatal y la federal, donde además fueron torturadas y abusadas sexualmente, difundió Animal Político. 

En su fallo, fuentes de información que han tenido acceso al proyecto de sentencia adelantan a Newsweek en Español que la Corte IDH está próxima a ordenar al Estado mexicano realizar una investigación exhaustiva sobre los hechos que involucraron directamente a Enrique Peña Nieto y mandos del mayor nivel jerárquico en el operativo de San Salvador Atenco, así como a sus subordinados.

Tocaría a Andrés Manuel López Obrador, quien lo sucederá en el cargo si acata el fallo, investigar a su predecesor en la presidencia,Marcela Martino explicó que no es un asunto de voluntad sino que México, como parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y de la Convención Americana de Derechos Humanos, “está obligado a dar pleno cumplimiento a la sentencia de la Corte Interamericana, que es el más alto tribunal en esa materia”.
El eventual incumplimiento, opina, “enviaría un grave mensaje, pues el derecho internacional y la propia Carta de la OEA establece que es la norma que debe regir la conducta de los Estados”.