TOLUCA, Edomex, 15 de enero de 2020.- Una de las problemáticas que se presentan actualmente en los procesos de educación, enseñanza-aprendizaje, es la falta de vocación, motivación y felicidad, pues así como en cualquier otra profesión si no se hace lo que gusta, no se puede desarrollar de manera efectiva la labor.

“Me tiene que gustar, tiene que partir del alma y la motivación es intrínseca, no viene de factores externos, por más estudios, cursos, congresos, si el educador no tiene amor por enseñar no hay nada por hacer”, destacó Santiago Restrepo Garizabal, investigador de la Corporación Universitaria Americana de Colombia.

Como en otros sectores la innovación es fundamental para avanzar y adaptarse a un mundo cambiante, en el educativo es indispensable hacer uso de recursos tanto tecnológicos como científicos, y destacó México, es uno de los países en America Latina que, junto con Argentina y Colombia, han avanzado en dicha innovación.

Entre las herramientas científicas para mejorar los procesos pedagógicos se encuentra la neuroeducación, que se basa en el funcionamiento del cerebro de quien enseña y aprende, cómo lo hace, para aplicar herramientas de mejora y sean efectivos, “es ayudar para que se adapten de una manera armoniosa y feliz al entorno, para ser felices y desempeñar labores adecuadamente”, dijo.

El investigador, junto con ponentes de siete países, participará en el primer Congreso Internacional de Innovación Educativa y Neuroeducación CIIEN 2020, que se llevará a cabo en la ciudad de Toluca, en las instalaciones de la universidad ISIMA, del 16 al 18 de enero en el que podrán participar estudiantes de pedagogía, docentes de todos los niveles y público interesado.