ECATEPEC, Edoméx., 17 de noviembre de 2016.- Familiares de pacientes que acuden a los hospitales Las Américas y José María Rodríguez, entre otros del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), tienen que pasar la noche a la intemperie, bajo el frío, acostados en pedazos de cartón, periódicos o en improvisados campamentos, ya que no se les permite estar dentro de la sala de espera.

Los policías encargados de la vigilancia sacan a esposos, padres, abuelos o niños de la sala de espera de estos hospitales, porque está prohibido a que permanezca porque no hay suficiente espacio, a pesar de que para los familiares es inhumano.

David Mancera Figueroa, presidente de la organización Solidaridad con la Familia y quien se dedica a buscar a chicas pérdidas en el corredor Ecatepec-Tecámac, fue víctima del mal trato que reciben los pacientes que acuden a hospitales del Estado de México.

Llevó a su esposa al hospital José María Rodríguez para atención médica, ya que tenía 400 de glucosa y la presión alta, pero las mujeres policías no le permitieron estar en el interior de la sala de espera, tenía que salirse.

Lo mismo sucede con los familiares de todos los pacientes que llegan a solicitar algún servicio médico, principalmente en las noches.

Pero las autoridades del ISEM no han considerado que mientras quieren tener las salas de espera despejadas de familiares, caen en un trato inhumano hacia ellos, ya que los sacan a la calle y ahí tienen que esperar durante horas o toda la noche.

Mancera Figueroa dijo que la única opción que se tiene es quedarse a dormir en cartones, bajo el intenso frío o en los vehículos. Algunos, dijo, llegan a montar improvisados campamentos para amortiguar los efectos del clima.

Los familiares no se pueden retirar a sus casas o irse a descansar a un hotel (muchos pacientes provienen del estado de Hidalgo), ya que tienen que estar pendientes sobre las condiciones de sus pacientes o esperar sus salidas.

«En todos los hospitales del Estado de México sucede lo mismo, ya estamos como en Veracruz, donde se han llegado también a graves niveles de desabasto de medicamentos», expresó.