TOLUCA, Edoméx., 26 de diciembre del 2016.- Las festividades del mes de diciembre hacen que comúnmente las familias aumenten el consumo y el gasto. Si no se tiene cuidado, el nuevo año empezará lleno de deudas y cuentas por pagar.

Aprenda a disfrutar sin perjudicar sus finanzas.

No olvide que el error más grave en las finanzas personales es gastar más de lo que se gana.

Comenzar el año endeudado o pidiendo dinero prestado es un hábito nocivo que cuesta la estabilidad financiera del período que apenas empieza.

Evite iniciar el 2017 con el pie izquierdo corrigiendo los excesos de consumo de diciembre antes de que termine. Para que esto ocurra le aconsejamos:

Saber con exactitud de cuánto dinero dispone.

Sume todo el dinero que recibió por concepto de sueldo, aguinaldo, bonos de productividad u otras gratificaciones de fin de año. El monto total de sus ingresos recomendamos dividirlo en dos partes: el 40% podrá destinarlo a ahorro o inversión y el otro 60% a los gastos estrictamente necesarios de la temporada.

Estrictamente necesario se refiere a que, no hacerlo afectaría su vida normal, tal como comprar comida, visitar al médico o el dentista, si logra no gastar ese 60%, lo restante es conveniente sumarlo a su ahorro.

Recuerde que el rubro de ahorro debe existir por sí mismo, no aparecer cuando sobre algo.

Ser ordenado en sus gastos.

Dependiendo de sus planes de fin de año, el destinado a el gasto estrictamente necesario ósea el (60%), puede subdividirlo de la siguiente forma.

Si tiene planeado salir de vacaciones puede destinar el (30%), para la celebración de 24 y 31 el (20%) y para regalos de navidad el (10%), si alguno de estos tres rubros que en promedio son los más comunes en estas fechas, decide suprimirlo, podrá incrementar otro.

Si respeta su plan de gastos y lo protege comparando precios entre los diferentes proveedores de bienes y servicios, es muy probable que su dinero le rinda más e inclusive incrementar el rubro ahorro.

No gaste más de lo presupuestado, inclusive procure gastar menos.

Recuerda el dicho “Después de la tempestad llega la calma”, en las finanzas personales no es así, de hecho es lo contrario, se avecina otra tormenta.

Si quiere tener un buen inicio de año haga más manejables los gastos de enero gastando menos en diciembre, pagando deudas pendientes y teniendo una reserva financiera no como resultado únicamente de lo que logró ahorrar en el fin de año, sino porque lo destino desde que recibió sus pagos.

Minimizar sus deudas, inclusive liquidarlas antes de empezar un nuevo año, provocara un margen de seguridad que lo hará sentir tranquilo y cómodo.

Cuidado con el consumismo.

El consumismo como tal se entiende como la capacidad de compra de las personas para alcanzar satisfacción, este concepto el cual cada persona entiende según sus propias experiencias, es influido por quienes viven a su alrededor.

El espíritu comercial de esta época crea necesidades injustificadas y excesivas y por crear me refiero a que surgen de su interés por alcanzar “satisfacción”.

Este “espíritu” incentiva el gasto en adornos navideños, accesorios, ropa, aparatos electrónicos y tecnológicos que quizás no sean de primera necesidad.

Recuerde que evitar gastos y ahorrar, no significa dejar de disfrutar de su dinero o del momento, realice sus compras con anticipación y sin prisa. Si usted está ahorrando al comparar precio y adquiriendo solo lo necesario, usted está en camino de ser un comprador inteligente. Así lograra prepararse para gastos futuros o para invertir.