La Tarea del Domingo

¿Cómo va a ser tu día?

Roxana Bermúdez

Como refiere Roser Claramunt, en este artículo que te comparto, en la Tarea del Domingo, la actitud mental que tenemos ante las situaciones y relaciones personales, tiene un impacto que va más allá de lo que hacemos y sentimos en el día a día.

Tiene impacto en nuestra capacidad de generar y crear situaciones concretas.

Por eso, es importante diferenciar entre actitudes positivas y negativas.

Las actitudes positivas son las que facilitan a la persona a enfrentarse a la realidad de una forma sana y eficaz, enfocando de forma consciente e intencionadamente la atención a soluciones.

Las actitudes negativas, en cambio, son las que dificultan la relación de la persona con el entorno o la situación.

Pueden servir para desfogarse, pero no para solucionar el reto que tenemos delante.

La libertad de la persona radica justamente en poder escoger entre una actitud positiva y una actitud negativa, en cada momento.

Por otro lado, las actitudes son contagiosas.

Si cuando tenemos un reto o preocupación, nos rodeamos de personas con actitud positiva, seguramente nos impulsará a seguir adelante, aprender y evolucionar, orientándonos hacia soluciones.
Tomemos conciencia de ello, y sustituyamos frases como ¿por qué a mí?, no hay algo que pueda hacer por ¿qué puedo hacer diferente?, ¿qué puedo hacer que todavía no haya probado?, ¿cuál es el aprendizaje de esta situación?

Este domingo quiero también recordarte el contenido de este maravilloso poema que se atribuye a Mario Benedetti, y que he tenido el privilegio de compartírtelo

Vale la pena recordar en estos difíciles tiempos que estamos pasando todos, y dice así:

¿Cómo va a ser tu día hoy?

Esta mañana desperté emocionado
con todas las cosas que tengo que hacer
antes que el reloj sonara.
Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante.
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.
Hoy puedo quejarme porque el día está lluvioso
o puedo dar gracias porque las plantas están siendo regadas.
Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero
o puedo estar contento porque mis finanzas me empujan
a planear mis compras con inteligencia.
Hoy puedo quejarme de mi salud
o puedo regocijarme de que estoy vivo.
Hoy puedo lamentarme de todo
lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo
o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.
Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas
o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.
Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos
o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.
Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar
o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.
Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela
o puedo abrir mi mente enérgicamente
 y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.
Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar
o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente y cuerpo.
Hoy el día se presenta ante mí esperando a que yo le dé forma
y aquí estoy, soy el escultor.
Lo que suceda hoy depende de mí. Yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.

Que tengas un gran domingo a menos que tengas otros planes…