TENANCINGO, Edoméx., 6 de octubre del 2016.- “El gobernador Eruviel Ávila nos recuerda darte un trato digno, cercano y amable, como te lo mereces, atentamente: César Gómez Monge, Secretario de Salud del estado de México”, una lona con esta leyenda inscrita, está colocada en la entrada del Hospital General “Miguel Hidalgo y Costilla” en la cabecera municipal de Tenancingo, junto hay otra donde indica a los usuarios denunciar vía telefónica cualquier anomalía o abuso.

Los mensajes son una ironía a decir de familiares con pacientes hospitalizados en este lugar, pues acusan diversas irregularidades e inconsistencias en el servicio, pero la mayoría llega con grandes pesares y la preocupación de su familiar enfermo; de nuestros entrevistados la mayoría coincidió: “quien tiene cabeza y tiempo para poner quejas, además ya sabemos que no se resuelve nada, no hacen caso y aquí estamos con el apuro y con muchos gastos, aunque denunciemos no regresan dinero”.

Quienes se manifestaron indignados por el servicio en este hospital no se han dado tiempo para canalizar su queja, están muy apurados en conseguir dinero para todos los pagos extras, sobre todo del área de traumatología de donde recibimos la queja, porque aun cuando tienen el Seguro Popular, el Hospital no tiene  aparatos o no funcionan, les dijeron, además al laboratorio le falta algo o no hay las máquinas necesarias para realizar los estudios, así que la única opción es el servicio particular de laboratorio.

“Afortunadamente” justo enfrente del Hospital están dos laboratorios, ahí envían a todos los pacientes, incluidos los hospitalizados, a quienes llevan en silla de ruedas o si de plano están sin posibilidad de caminar en la ambulancia los atraviesan la calle para realizarles los estudios requeridos por el médico, quien recibe rápidamente los resultados para iniciar tratamiento o completar diagnósticos.

Mientras tanto los familiares deben concentrarse en pagar el servicio, (una familia nos mostró su nota por el pago de 2 mil pesos por unos estudios) además deben comprar algunos medicamentos, algunos tan especializados que solo en la Ciudad de México pueden adquirirlos y el precio no es nada económico, ellos ya están desesperados pues pasan los días y no logran conseguirlo, perdieron dos días preguntado en farmacias locales; los médicos indican urgencia para aplicarlo, pero no saben cómo ni donde conseguirlo.

Aparte deben ahorrar un poco si requieren llevar a su paciente en ambulancia de vuelta al hogar, para ello los mismos empleados del hospital les recomiendan y dan el teléfono de la Cruz Roja, fue este el caso, ellos tendrían que llevarse a su paciente a casa y regresarlo dos días después para operación quirúrgica (finalmente no fue necesario quedo hospitalizada por lo serio de su herida, era difícil moverla).

Llamamos al 1 42 05 20 y efectivamente la Cruz Roja está muy disponible para este servicio, incluso ya tienen sus tarifas por cada traslado, según distancia deben pagar a partir de 300 pesos si es en colonia cercana al hospital, si requiere el paciente traslado hacia Toluca son 3 mil pesos, algunos enfermos canalizados a la capital mexiquense por la gravedad de su padecimiento deben ir acompañados de un médico y con algo de suerte este no les cobrara.

Si el paciente solo acude para algún estudio muy especializado que no se pueda realizar en los laboratorios de enfrente, debe ser regresado al Hospital “Miguel Hidalgo y Costilla”, de tal manera se deben preparar otros tres mil pesos para el viaje de retorno.

Enfrentarse con situaciones como estas, de pagos extras no contemplados, condiciones humildes, escaso dinero, coloca a muchas familias en angustias, los comerciantes de comida y diversos que están enfrente del hospital son testigos de varios dramas y del inusual desfile de enfermos que atraviesan diariamente la calle para pedir en alguno de los dos laboratorios servicio de estudios urgentes; “Da pena ver como llevan a gente en camilla, aunque los atraviesan en la ambulancia o en silla de ruedas, el espectáculo no es agradable” indicaron.