ECATEPEC, Edoméx., 16 de noviembre de 2016.- El programa «El Buen Fin», el cual se aplica cada fin de año, puede causar pérdidas económicas a los consumidores, ya que en la realidad, ocasiona alza de precios, descuentos engañosos y muchas veces las deudas son impagables, advirtió Francisco Cuevas Dobarganes, vocero de la Unión Industrial de del Estado de México (UNIDEM).

«Podría ser el inicio de una nueva crisis financiera interna, ocasionada por un lado, por el crecimiento de la deuda interna del gobierno y por otro, por las deudas de jefes de familia por las compras de temporada”, advirtió.

Aunque considera que esta medida es un esfuerzo entre la iniciativa privada y el gobierno federal, que busca reactivar las ventas antes de la temporada decembrina como en el Black Friday de Estados Unidos, pero hay varios aspectos que el gobierno debería revisar, como las prácticas comerciales abusivas que podrían resultar perjudiciales para la libre competencia y los consumidores.

“Vemos que las grandes tiendas de autoservicio y departamentales utilizan el Buen Fin como una táctica depredadora hacia sus proveedores y como una herramienta para ejercer actos monopólicos hacia su competencia, sin dejar de mencionar los problemas que ocasiona a los consumidores por los niveles de deuda que suelen adquirir y que en algunos casos son ya impagables”, reveló Cuevas Dobarganes.

Adicionalmente, las grandes cadenas, suelen pedir a sus proveedores el mismo descuento que ofrecen a sus clientes, por lo que los primeros no sacrifican ganancias y en el caso de los segundos, aun vendiendo por debajo de su costo, si no lo hacen, les dejan de comprar.

Para el director de la UNIDEM, aunque el Buen Fin trata de emular el Black Friday americano, donde los proveedores venden a precio de costo las mercancías de fin de temporada para renovar sus inventarios, en México no se realiza bajo este esquema pues hay muchos abusos contra los consumidores, ya que suben precios y ofrecen descuentos simulados que solo ocasionan endeudamientos a la gente.

“El hecho de que realicen ventas a pagos a 3 y hasta 36 meses, sólo endeuda a los consumidores innecesariamente, ya que no les deja margen de maniobra en caso de algún imprevisto”, apuntó el dirigente empresarial.

A esta situación, se agrega que las variables macroeconómicas de México, a raíz de la baja en los precios internacionales del petróleo y a la incertidumbre que implica la victoria de Donald Trump en la presidencia de los Estados Unidos, son muy inestables y la tendencia de la tasa de referencia del Banco de México es claramente a la alza, por lo que las compras contratadas en lo que resta del fin de año y que no son a meses sin intereses, seguramente tendrán mayores costos financieros y será más complejo su pago, apuntó la agrupación industrial.

“Exhortamos a los consumidores a que sean cautelosos al realizar sus compras, adquirir productos que realmente necesiten, deben verificar los precios antes y después de los promociones y evitar o endeudarse lo menos posible, ya que las condiciones son muy inestables para realizar compras de largo plazo y ello, podría ocasionar crisis financieras en la economía de las familias”, advirtió el director de UNIDEM.

La Unión Industrial pidió al gobierno federal a establecer políticas para evitar actos monopólicos de las grandes cadenas comerciales, limitar el crédito que algunas entidades financieras están otorgando de manera irresponsable a sus clientes y promover que las compras se hagan de manera inteligente y con reservas.