·          López Obrador enfría a Elba Esther: ni SNTE ni partido

·          Mejor debe concentrarse en atender su salud y dinero

·          Diálogo oficial sólo con el sindicato y la Coordinadora

La relación entre ellos se ha vuelto tortuosa.

De complicidad y rechazo.

De amor y odio.

O para quienes los conocen, de egos y carácter.

El dato, escueto, es desde muy adentro del gobierno:

-No tendrá ni sindicato ni partido.

No lo creo, repuse.

-Verás: no ha sido invitada a las discusiones de reforma educativa, tampoco participa en las negociaciones salariales ni estará en las celebraciones del Día del Maestro…

Según su dicho, ya se le mandó el mensaje de cuidar su libertad, su salud y su dinero.

El vaticinio se cumplió.

Con otros elementos: Andrés Manuel López Obrador se reunirá con representantes magisteriales el lunes próximo para explicar los términos de su proyecto educativo.

Acudirán a Palacio Nacional en el siguiente orden, fijado por él:

Un comité de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), su compañera histórica de lucha política y su aliada electoral en sucesivas campañas presidenciales.

Y Alfonso Cepeda como cabeza del Sindicato (SNTE) y titular del contrato colectivo del trabajo.

LA CNTE PROTESTA, EL SNTE NEGOCIA

Sólo ellos saben lo sucedido.

Pero cualquier participación pública de Elba Esther Gordillo, dicen desde el poder político, generaría desestabilización en el gremio docente porque los dos bandos lo rechazan.

No la aceptan ni la CNTE, pues ve su participación como un regreso al pasado y al cacicazgo por el cual lucharon desde los tiempos de Carlos Jonguitud Barrios y su Vanguardia Revolucionaria.

Y en el sindicato Alfonso Cepeda hace esfuerzos por fortalecerse pese a la preeminencia dada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador a la Coordinadora.

Con base en ello y al trato gubernamental, declaró a Azucena Uresti en torno a Elba Esther Gordillo:

“Hay cosas que no pueden regresar. En primer término, no tenemos la reelección en nuestro estatuto. Nadie puede reelegirse a un cargo del Consejo Nacional” del SNTE.

Y del charrismo:

“…ya lo superamos. Si es necesario, nos movilizamos. Nosotros no tenemos problema. También hay líderes charros en la Coordinadora (CNTE). Sé cómo se manejan los compañeros”.

Y mientras la CNTE se movilizaba, Cepeda negociaba los nuevos salarios y las nuevas prestaciones para los trabajadores educativos, maestros y administrativos.

ALZAS Y NUEVO TRATO MAGISTERIAL

1.- Por primera vez, presume el SNTE de Alfonso Cepeda, se hizo una consulta para negociar el incremento salarial con el gobierno.

Un millón 200 mil cuestionarios, asegura, de donde salieron los incrementos: 6.25 por ciento para maestros de enseñanza básica, 5.85 a administrativos y 6.15 para niveles medio y superior.

Los ajustes, dicen en la cúpula, son el principio de un trato muy distinto al otorgado hasta ahora al magisterio.

Y 2.- la grilla en Puebla no se da nada más en la campaña por la gubernatura.

En la capital hay molestia porque la secretaria de Seguridad Pública municipal, Lourdes Rosales, y su colaboradora Magdalena Cuéllar atentan contra el programa Ventanas Ciudadanas.

A través de él la población estaba enlazada a los centros de control en caso de emergencia, lo cual evitaba robos, vandalismo o delitos mayores.

La clave está en la influencia de amigos y asesores de la señora Rosales y en los contratos en curso, los cuales se pretende asignar de manera oscura.

¿Qué hará la alcaldesa Claudia Rivera, quien se jacta de su cercanía con Andrés Manuel López Obrador y abanderar su lucha contra la corrupción?