¿Cómo comprar un auto?

El primer paso para hacernos de un vehículo nuevo o usado, es valorar nuestras necesidades reales de transporte. Esto no solo se limita a saber qué tanto usamos transporte en promedio y las condiciones de seguridad en las que lo hacemos, también interviene el factor de conservación de nuestra inversión.

Si nuestra decisión es comprar un vehículo, entonces debemos considerar lo siguiente:

Determinar un presupuesto para la compra:

-Ahorros destinados exprofeso para el proyecto o bien de un crédito, el cual deberemos de analizar en cuanto al precio del dinero, esto quiere decir que la tasa de interés de este sea la más baja del mercado y en las mejores condiciones, estas “condiciones” a las que nos referimos son las que adicionales al contrato de préstamo podrían comprometerte a productos del banco emisor como cuentas de cheques, tarjetas de crédito, etc. Cuidado con esto.

Es por demás importante evaluar al contratar las “letras chiquitas”, que es conveniente para nuestra economía, leer, comprender y si no es así, rechazar, antes de formalizar la operación, un recurso para proteger nuestra economía es considerar NO FIRMAR, no importando la desilusión del o la vendedora, nuestra economía es primero.

En cuanto a la tasa promedio en el mercado, esta cuenta con una constante movilidad, fluctuando entre el 11 y 13%, compara entre las que se oferten en el momento de tu decisión e infórmate sobre las condiciones exactas de cada uno.

Aspectos a considerar antes de comprar:

Consumo de combustible

Es común que su cálculo y la cantidad de dinero para su compra sea “mental” sin embargo este método no siempre es, ni correcto ni práctico, ya que no permite realizar una estimación certera del gasto de dinero en ese rubro, lo más recomendable es:

Primero: conocer el factor de consumo del vehículo, esta relación se establece en kilómetros por litro, si este dato es menospreciado al momento de la compra, puede ser que con el tiempo su bolsillo se lo recuerde y hasta entonces usted se dé cuenta que la compra que hizo no fue la adecuada para su economía.

Segundo: El mantenimiento. Recuerde que cuando usted ve un vehículo, lo que tiene a la vista es aproximado. El 80 por ciento de su costo, el otro 20 por ciento, lo cual sea dicho de paso, casi nadie lo considera y por eso “les sale muy caro tener carro”, este otro 20 por ciento aproximadamente se trata del seguro, los impuestos como son refrendo, emplacamiento, verificación o tenencia en caso que su precio lo requiera, entre otros pagos y por supuesto, su mantenimiento.

Este se efectúa en promedio cada diez mil kilómetros o una vez al año lo que suceda primero. Si se pretende mantener el valor del vehículo, es imprescindible que “los servicios”, así se conocen estas etapas de mantenimiento, se realicen solo en las agencias.

Equivocadamente hay quienes piensan que llevar el automóvil a servicio a las agencias es un gasto inútil y que se puede ahorrar en un taller mecánico. ¡Esto es falso!

Por lo anterior, nuevo o usado, énterese por adelantado, antes de comprar del valor de los servicios del vehículo que proyecta adquirir, si se encuentran dentro de su presupuesto, este será un criterio más de elección, si no es así, replante su plan y elija otro vehículo, es lo más conveniente para usted y su economía.

En lo que concierne a la elección del vehículo, una vez que analizamos su utilidad y el presupuesto del que disponemos, tenemos otros aspectos más que considerar.

  1. Comprar un auto nuevo siempre tendrá más ventajas y garantías que comprar uno usado, el estereotipo de que “solo los ricos compran autos nuevos” es falso, comprar un automóvil nuevo resulta una inversión conveniente para quien desea obtener un mejor producto por el valor de su dinero.
  2. Establecer un presupuesto y respetar sus alcances, el intentar alargarlo con el argumento de hacer “sacrificios”, tendrá exactamente ese resultado, sacrificara contar con margen para gastos inesperados, sacrificará calidad de vida, sacrificará quizá aspectos que realmente son prioritarios como son salud o alimentación. La lista puede alargarse, sin embargo la pregunta principal es, ¿Es necesario pasar por penurias por comprar un automóvil que esta fuera de nuestro presupuesto? La respuesta coherente es que no, no lo vale, por eso es imprescindible apegarse a un presupuesto.
  3. Dentro del rango de los que se encuentren dentro de nuestras posibilidades, es importante recordar lo siguiente, si realmente quiere proteger su inversión deberá forzosamente contratar un seguro, hacer pagos por concepto de placas, en algunos casos “tenencia” y otros que dependiendo del estado de la republica donde lo registre le que le aplicaran, ahora compare: de los que se encuentran dentro del rango de su presupuesto, ¿Cuál de ellos presenta mayores conveniencias, una vez estudiados los aspectos que acabamos de citar?
  4. De los que pasaron el filtro anterior, ahora ¿Cuál de ellos cubre la mayor cantidad de medidas de seguridad durante el manejo?, llámese, bolsas de aire, frenos, asistencia de dirección, estabilidad etc.
  5. Valor de reventa, si realmente desea que su compra sea una buena inversión y no una condena, procure renovar su vehículo cuando mucho cada tres años, el único criterio valido para conservarlo por más de cuatro años, es que sea un clásico y que un coleccionista se lo pague en el doble de lo que usted lo compro, como esta posibilidad es muy baja y los carros de colección para obtener esa calificación necesitan pasar muchos años y contar con la opinión de expertos en la materia, entonces haga lo posible para estar en condiciones de renovarlo antes de que su valor continúe disminuyendo representando en un caso extremo una pérdida o afectación a su economía.
  6. Tiempo de entrega, esta situación es muy conveniente consultarla con el vendedor desde que se encuentra en la etapa de elección ya que suele ser una desagradable sorpresa, una vez que las expectativas están dirigidas a tal o cual vehículo ya que por cuestiones que las agencias frecuentemente nombran como “fuera de su alcance” o “tramites hacendarios o aduanales de rutina”, puede ser afectado al tener que esperar inclusive meses para que a usted le entreguen su automóvil, aun si ya firmo los documentos que lo obligan a pagarlo, por ello es muy importante definir con exactitud este rubro, de ello puede depender su decisión de compra.
  7. Por último, y ya elaborado todo este minucioso plan de compra que asegura que los últimos prospectos representan el automóvil que realmente cubre las necesidades de transporte y resulta económicamente más conveniente, ahora es posible dar paso a la respuesta emocional, esto quiere decir que de entre los que pasaron todas estas pruebas, ahora sí, se puede elegir…el que más guste, detallando aspectos como el color, tipo de vestiduras y algunos accesorios que regularmente son integrados, atención, de manera GRATUITA, al paquete de compra, estos ocasionalmente son: seguros para las llantas, para los retrovisores, tapetes etc., es importante que este último paso, no incremente el costo de su elección.