SAN VICENTE CHICOLOAPAN, Edomex, 20 septiembre 2016.- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (Cndh) le solicitó a la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) que investigue el uso de explosivos en minas cercanas a cinco unidades habitacionales del municipio de San Vicente Chicoloapan, donde las casas han registrado cuarteaduras en techos, paredes y pisos; además, de sentir movimientos de tierra.

 
Un convoy militar con ocho soldados y un militar arribaron a este municipio para buscar a vecinos que habían solicitado al presidente Enrique Peña Nieto, al gobierno del Estado de México y a la Cndh, se investigue los movimientos de tierra que se reactivaron desde el pasado mes de mayo, afectando viviendas en las unidades Same, Beta, Ara y Hir.

 

Sin embargo, solo la Cndh atendió la queja ya que ni el alcalde Medardo Arreguín, hizo caso para que se investigará los movimientos telúricos.

 

El capitán Sánchez, de la Sedena, se entrevistó con los vecinos denunciantes y con dos de sus representantes realizaron un recorrido por las minas Tlaloc, El Zapote y Cemex.

 

En el recorrido se encontró que en la mina El Zapote se usa dinamita para la extracción de materiales pétreos, por lo que este reporte será canalizado a la Sedena y a su vez a la Cndh.

 

Los militares suspendieron el recorrido por las otras dos minas que se encontraban en el límite con el municipio de Ixtapaluca.
Sin embargo, los vecinos denunciantes temen alguna represión por parte del alcalde Medardo Arreguín y las autoridades ejidales representadas por Sebastián Galindo, por haberse quejado en la Cndh.

 

«Al finalizar el recorrido el comisariado ejidal y otras personas estaban afuera de una mina en unas camionetas, esperando que saliéramos y nos tomaron fotos, después no siguieron», expresó una integrante de la comisión de vecinos.

 

Pidieron protección por parte de la Cndh porque pueden ser agredidos por las autoridades locales, ejidales o terceras personas que se vieron afectados por la queja de los vecinos de las unidades habitacionales por los movimientos telúricos, los daños a casas y de la visita de supervisión de los militares.

 

Los vecinos esperan que pronto haya una resolución por parte de la Sedena y de la Cndh para que se frene el uso de dinamita en la mina El Zapote y en cualquiera otra para extraer material pétreo para las obras del aeropuerto.