Toluca, Edomex.-8 de junio de 2021.-Los ahorros económicos Antonio los estiró lo más que pudo; sin embargo, se acabaron y ahora no tiene recursos ni para comprar comida; por su edad, nadie se arriesga a darle empleo, empleo que le quitó la pandemia hace más de un año.

Por las medidas sanitarias a raíz del Covid 19, él como las personas dedicadas a empacar las mercancías -cerillitos- en los supermercados se quedaron sin trabajo desde marzo del 2020, en el Estado de México.

Tuvo que resguardarse y vencer el virus, pero se quedó sin ingresos, desde hace unos meses ha encontrado en las calles la única forma que tiene de conseguir unas monedas, en las avenidas pide algo de dinero o empleo.

«Nunca había pedido un peso, en verdad me da vergüenza, pero no tengo de otra, el hambre es canija, debo el agua, la luz y otros gastos que tenemos», dice el hombre de 63 años, mientras intenta aguantar el llanto.

Espera que con el cambio en el color del semáforo epidemiológico pronto vuelva a una tienda y ganarse la vida, con pena insiste «pedir en los cruceros en los único que ahora tengo pero aún puedo seguir trabajando».

Antonio pidió que su rostro no fuera mostrado. Si alguien desea apoyarlo puede encontrarlo en el cruce de Juárez y Morelos, en Toluca.