CIUDAD DE MÉXICO, 20 de noviembre de 2016.- El Papa Francisco cerró hoy la “puerta santa” de la Basílica de San Pedro clausurando así el Jubileo Extraordinario de la Misericordia y llamó a los católicos a no sucumbir ante “la atracción del poder”.

Informa Radio Fórmula que, antes de iniciar una misa en la cual participaron miles de personas en la Plaza de San Pedro, el Papa se dirigió ante el gran portón ubicado en el extremo derecho del atrio de la basílica vaticana y personalmente, después de unos minutos de silencio, lo cerró.

De esa manera concluyó formalmente el año santo, cuyo ícono más importante es esa puerta que –según la tradición de la Iglesia- permite a quienes la atraviesan recibir el perdón de sus pecados. Este año pasaron por ella más de 20 millones de personas, de acuerdo a cifras del Vaticano.

LEER MÁS:Radio Fórmula