CIUDAD DE MÉXICO, 20 de febrero de 2019.- Entre camiones y tiendas de campaña, miles de peregrinos reposan para recuperar fuerzas tras haber arribado a la Basílica de Guadalupe en el marco de la LXXXI Peregrinación de Toluca, una de las más grandes que visita el templo mariano cada año.

Impulsados por la fe y la devoción, empresarios, comerciantes, transportistas y campesinos provenientes de Toluca y municipios aledaños a esa ciudad mexiquense iniciaron su trayecto desde el domingo para presentare, como cada año, a los pies de la Virgen de Guadalupe, publicó Notimex.

Tal es el caso de Angélica, quien proviene del municipio de Chalma, que junto con su comadre y sus hijos se sumaron a la peregrinación tras dos años de no haber visitado a la morenita del Tepeyac.

“Venimos a agradecer los favores y bendiciones que hemos recibido, y además pedimos por las nuevas generaciones, para que continúen en su fe”, subrayó contenta mientras cientos de personas recorren la calzada de Guadalupe rumbo a la basílica.

Y es que desde avenida Victoria y calzada de Guadalupe es literalmente un estacionamiento donde más de 600 vehículos que conforman el contingente de la peregrinación han sido estacionados desde anoche que llegó la mayoría.

Como todos los días, en cuanto dieron las 5:30 de la mañana, las puertas de la Basílica de Guadalupe se abrieron para dar acceso a los visitantes, muchos de los cuales también acamparon en el atrio de Las América, frente al carrillón.

 Es así que grupos como el encabezado por Carlos Asacia, proveniente del municipio de Toluca, ingresan al templo mariano para escuchar misa, luego de lo cual se disponen a visitar una fonda para desayunar.

Cansado y con las piernas vendadas para asegurarse de no sufrir calambres o daños por la larga caminata, Carlos comparte que desde hace 22 años realiza esta visita para agradecer los favores recibidos por la Virgen de Guadalupe.

Es por ello que cada año invita a alguno de sus amigos, como Arturo, quien comparte que es el cuarto año que realiza esta peregrinación y en la que asegura, seguirá participando.

En cuanto salen los primeros rayos de sol, entre los camiones que ocupan ambos carriles de la calzada de Guadalupe se aprecia el olor a humo de los anafres que son encendidos para preparar el desayuno.

Aún así, miles de peregrinos dormitan encobijados entre las jardineras, pues la jornada “ha sido larga y como siempre se requiere de mucho esfuerzo y resistencia.

Don Edmundo Luján, del municipio de Temascaltepec, confiesa haber cumplido 55 años realizando esta peregrinación y hasta que tenga fuerza seguirá participando: “Mientras el cuerpo aguante”. “Yo vengo aquí cada año desde que tenía unos ocho o 10 años, y desde entonces no he faltado ni una sola vez, pues tengo mucho que agradecer”, comenta, a la vez que su compañero Francisco Carvajal ríe nervioso al ver la grabadora.

Desde luego, los incidentes no se hacen esperar y tal es el caso de doña Juanita, quien en un descuido cayó de una de las jardineras de calzada de Guadalupe, por lo que paramédicos que resguardan del lugar acudieron a atenderla. Entre sus conocidos comentan lo lamentable del hecho, ya que durante todo el trayecto, desde La Marquesa, doña Juanita había sido la más entregada a la peregrinación, dando bocadillos a sus compañeros y cantando alegre.

“Qué lástima, justo cuando llegamos y tras una noche de descanso, se lastimó de la manera más tonta e inesperada, dijo uno de los peregrinos que la acompañaron en el trayecto. Aún así, para quienes ya tienen más de tres décadas realizando la peregrinación, reconocen la seguridad que prevalece en lugar, ya que desde la tarde del martes, decenas de oficiales de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SCC) vigilan las calles y resguardan a los peregrinos. Aunque la jornada nocturna es de las más pesadas, no faltan las personas que en un pequeño relevo corren a las panaderías, fondas y puestos móviles de tamales para comprar una pieza de pan, un atole o una guajolota para recuperar fuerzas.

Es así que los peregrinos que han llegado para visitar a la morenita del Tepeyac, recorren las calles de La Villa, y visitan las instalaciones del santuario mariano en espera de la misa principal de su peregrinación, la cual será mañana jueves al mediodía, luego de lo cual regresarán a sus lugares de origen.