ECATEPEC, Edoméx., 12 de diciembre del 2016.- Por el paso de miles de peregrinos por las colonias de Ecatepec, «se calmó la violencia” y dejaron de aparecer muertos, reconocieron vecinos que dieron agua y alimentos a los caminantes.

Durante este fin de semana cientos de peregrinos atravesaron pueblos y ciudades, para llegar a festejar un aniversario más de la aparición de la Virgen María de Guadalupe.

A pesar de las penurias del clima a veces frío, otras caluroso, nubladas o lluvioso, aun así la fe de los guadalupanos les permite llegar hasta el altar principal.

Algunos caminando, otros en bicicleta, sillas de rueda, en camiones o de rodillas, la finalidad es llegar a cumplir un deseo personal o una promesa.

Este municipio ha sido el paso, por muchos años, de peregrinos que se dirigen hacia la Basílica ubicada en el cerro del Tepeyac y que radican en municipios como Coacalco, Tultitlán, Tecámac, Zumpango y de los Estados de Hidalgo, Veracruz y Tlaxcala.

Lucero Vidal, vecina del pueblo del Tulpetlac, ubicado en una de las zonas más inseguras de este conflictivo municipio, comenta que con la llegada de los fieles se calma por unos días la violencia, «hay como un respiro, una tregua durante el cumpleaños de la virgencita».

Un vecino de Ecatepec comentó que «estos días son como mágicos porque a la gente que va a ver a la Virgencita no le importa que tenga que cruzar Ecatepec para lograrlo, sabe que aquí hay gente buena que siempre los apoyamos para que lleguen con bien, incluso nosotros nos sentimos un poco más seguros con tanta gente en las calles y con tanta Fe».

En Ecatepec se dispuso de alrededor de 500 elementos de Seguridad Ciudadana y Vial, Protección Civil y Bomberos, del 10 al 13 de diciembre en los puntos de mayor afluencia de feligreses.