CHIMALHUACÁN, Edoméx., 24 de noviembre del 2016.-  La alcaldesa Antorchista de Chimalhuacán, Rosalba Pineda Ramírez, por «berrinche» se niega a cumplir demandas de líderes del PRD local e incluso, desarrolla campañas de difamación contra sus opositores a quienes acusan de exigir «prebendas personales» al gobierno municipal, para denostarlos ante la opinión pública.

Esta situación fue expuesta por Fernando González Bolaños, líder de la Unión de Comités de Izquierda Democrática (Ucide), quien exhibió documentos firmados por la alcaldesa, pero no los cumple porque “es una berrinchuda» y solo beneficia a los Antorchistas, mientras que al resto de la población «los hace a un lado».

Los perredistas de Chimalhuacán harán a un plantón indefinido a partir del 30 de noviembre para que la presidenta municipal cumpla sus compromisos firmados.

Fernando González expresó lo anterior durante una conferencia de prensa celebrada en el municipio, donde estuvo acompañado por el presidente del Consejo Nacional del PRD, Angel Avila Romero; la representante del líder de ese partido (Octavio Martínez Vargas), Susana García Esparza; la exdiputada federal del Sol Azteca, Liz García, y dirigentes populares de Chimalhuacán, entre ellos Manuel Luna Martínez, Marco Antonio Terrón y Raúl Arámbula Casas.

Ahí, denunció la “cerrazón” sistemática de Rosalba Pineda, quien no obstante haber signado acuerdos de obra, no los ha cumplido y tampoco se digna recibir a los líderes de izquierda para continuar los trabajos.

Al contrario. Apoyada en su autoridad, ordenó imprimir miles de panfletos donde acusa al líder de Ucide de exigir prebendas políticas y plazas laborales.

En la conferencia se denunció que las agresiones físicas en contra de los perredistas, alcanzaron incluso a una niña de 15 años, Adriana, quien recibió una cuchillada en la mano cuando defendía a su madre, recolectora de basura.

Por otra parte, tras la marcha y bloqueo carretero, tres maestras del preescolar Emiliano Zapata, de nombres María del Carmen Arrieta, Isabel Barrón Luna y Nidia Teresa Pablo Ruiz, fueron asaltadas a las puertas del plantel, a plena luz del día, en represión a los perredistas por parte de antorchistas.

Angel Avila Romero, presidente del Consejo Nacional del PRD, lamentó la cerrazón de la funcionaria y su “campaña de linchamiento” contra un líder de izquierda. Por ese motivo, dijo, “el próximo miércoles vendremos dirigentes nacionales y diputados federales a apoyar el plantón de la Ucide, porque nos parece justo”.

En tal sentido, responsabilizó a la alcaldesa de Chimalhuacán de cualquier atentado que pudieren sufrir tanto Fernando González como cualquier otro líder del Sol Azteca.