Texcoco, Edomex, 23 de abril de 2020.- La Universidad Autónoma Chapingo, hizo un llamado al personal administrativo sindicalizado de esta Casa de Estudios a establecer “una tregua” con base en los avances actuales de la negociación entre la UACh-STUACh para dar paso a la apertura de la Institución que permita enfrentar conjuntamente la intensificación de la crisis sanitaria y humanitaria que podría avecinarse con el COVID-19.


La UACh institución cuyo Rector a cargo es José Solís Ramírez, precisó que este llamado a más de 45 días de haber estallado la huelga, “es una muestra de voluntad y compromiso institucional que deje de lado los intereses personales ó de grupo y dé paso crear las condiciones para continuar con el desarrollo de nuestra universidad”.


La máxima casa de estudios agronómicos del país ratificó la importancia de dar continuidad a las actividades de la Universidad, pero más importante aún, “salvaguardar la integridad de todos los trabajadores mientras pasa la contingencia sanitaria, por lo que se hace una invitación respetuosa para el levantamiento de la huelga”.


En ese orden de ideas, la UACh dejó en claro que la Administración Central ha hecho los ofrecimientos institucionales de manera seria al STUACh desde el inicio de las negociaciones recibiendo a cambio su rechazo, lo cual ha prolongado la huelga en tiempos de contingencia sanitaria, exponiendo a los trabajadores sindicalizados huelguistas al contagio del COVID-19.


En virtud de lo anterior, la Universidad dejó en claro que no tiene posibilidades de otorgar el bono económico por 12,500 pesos que el STUACh reclama “porque no está en su presupuesto 2020 autorizado priorizar demandas no contractuales sobre sus actividades sustantivas que le permitan mantener su viabilidad operativa y mucho menos marginar de ese beneficio al personal académico y de confianza, lo que propiciaría destinar más de 42 millones de pesos, recurso no presupuestado”.


Y es que, explicó la institución, el STUACh “demanda recursos económicos que no se pueden otorgar, dado que el Gobierno Federal tiene otras prioridades en la atención de aquellos que históricamente no han recibido oportunidades y viven en un alto grado de pobreza y marginación, además de la situación sanitaria ya mencionada”.


Por tanto, indicó que “sí el bono, vales de despensa o medida de fin de año que el STUACh exige a la Universidad ya la consideran como una prestación obligatoria, ésta podría exigirse legalmente ante las autoridades correspondientes sin necesidad de huelga y si es otorgada, la Universidad deberá pagarla y tendrá la posibilidad de su regulación hacendaria, de lo contrario tendrían que aceptar el dictamen y no volverlo a exigir”.


En materia sanitaria ante la pandemia COVID-19, expuso que en la condición actual de huelga, la autoridad de la institución no ejerce mando sobre los huelguistas y ellos se rigen por sus propios lineamientos e instrucciones de sus líderes y representantes sindicales por lo que la Universidad se deslinda de daños a la salud en este sector poblacional específicamente.