CIUDAD DE MÉXICO, 28 de noviembre de 2016.- De cara a las próximas elecciones federales de 2017 y la presidencial de 2018, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) admite que no tiene ninguna fácil.

El PRI se mantiene en la exigencia ante las autoridades de procuración de justicia federales para continuar con las investigaciones del hoy prófugo gobernador con licencia de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

Además, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria estudia los casos de mandatarios emanados de este instituto político de los estados de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo; Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa; y Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, según lo confirmado por el dirigente nacional Enrique Ochoa Reza.

Aunque también se sabe que están en proceso los casos de los gobernadores de Chihuahua, César Duarte Jáquez; Durango, Jorge Herrera Caldera; Nuevo Léon, Rodrigo Medina de la Cruz; y Coahuila, Humberto Moreira Valdés, acusados de diversos ilícitos al frente del ejercicio de gobierno como desfalcos, desvíos, lavado, enriquecimiento ilícito, entre otros.

 

 

LEER MÁS: QUADRATIN MÉXICO