CHIMALHUACÁN, MÉX. 2 de diciembre del 2016.- Una gaseara ecológica fue construida a metros de las escuelas Itzcoátl y Juana de Asbaje, en el barrio Canteros, a pesar de que padres de familia, enviaron escritos desde antes de que se hiciera la obra, por el riesgo que representaba; sin embargo, el ayuntamiento antorchista no hizo caso a la queja y permitió la edificación del inmueble.

Los padres de familia de las escuelas tuvieron que recurrir al bloqueo de la avenida Peñón para obligar a las autoridades locales a escuchar su exigencia de la necesidad de clausurar esa gaseara, antes de que de servicio, para evitar riesgos.

Sin embargo, al lugar del bloqueo solo llegó un representante de la alcaldesa Rosalba Pineda Ramírez, quien únicamente ofreció dialogo con los inconformes en el palacio municipal.

Los tutores de los niños de las escuelas aseguraron de que enviaron a la alcaldesa antorchista de Chimalhuacán tres escritos para evitar construir «esa bomba de tiempo», pero en realidad no actuó y la gasear se construyó sin ver los riesgos de seguridad en el entorno del barrio Canteros.

Hoy la gasear fue inaugurada pero los responsables se negaron a dar una versión sobre su documentación y medidas de Protección Civil.