TOLUCA, Edoméx., 27 de noviembre del 2016.- Entrevistado con motivo del uso de los recursos que habrán de aplicar en el último año de gestión del gobernador Eruviel Ávila Villegas, el secretario de Infraestructura estatal, Francisco González Zozaya, enfatizó que lo primero que van hacer es terminar todas las obras públicas pendientes y no se embarcarán en ninguna que no pueden concretar, porque no desean heredar obras inconclusas a la siguiente administración estatal.

“Sobre los recortes presupuestales déjeme decirle que los hay para todos los estados de la Federación, por lo que tenemos que ser muy eficientes con el gasto, porque tenemos muchas responsabilidades con obras en proceso multianuales que debemos terminar antes de que concluya la presente administración”, señaló el funcionario estatal.

Para el maestro en Finanzas lo que más les preocupa antes de finalizar el año es el Fondo Metropolitano y los recursos de los programas federales del Ramo 33, que no reciben muchos recortes porque esos bajan al Estado y éstos a su vez a los municipios, el problema está en los recursos de obra pública, porque cuando se tiene una crisis son los primeros a lo que se les hace un recorte.

El Fondo Metropolitano y el Ramo 33 tienen impactos que pueden estar arriba de los mil 500 millones de pesos, que en un presupuesto como el del Estado de México de casi 200 mil millones de pesos, parece ser no mucho, pero es el recurso que va directo a obra pública, por lo que dijo deben ser muy cuidadosos en la aplicación de los recursos.

“En cada proyecto debemos cuidar a detalle el recurso y hacerlo lo más eficiente. La prioridad será terminar las obras de alto impacto que avaló el gobernador. Necesario será cumplir con los compromisos, como el programa de agua de la línea metropolitana, el programa de autopistas y carreteras, las casas del adulto mayor, plazas del estado de México; en materia de salud, debemos concluir la construcción de clínicas, así como las unidades de bibliotecas digitales en materia de Educación.

“Todos estos proyectos se diseñaron por su impacto social y penetración, por lo que se deben concretar. Por otro lado, hay que invertir en el mantenimiento de las obras ya hechas, como el mantenimiento carretero, el mantenimiento de las líneas de agua y conducción; tienes que desazolvar; tienes que desbloquear carreteras cuando hay derrumbes y deslaves, como bachear cuando es necesario. Esta responsabilidad tiene un gasto permanente que en la medida que tienes más kilómetros y más habitantes van creciendo los costos”, enfatizó el secretario de Infraestructura estatal.

A sabiendas que el estado de México es la entidad más poblada del país y con ello sus demandas de infraestructura son muy grandes, González Zozaya mencionó que hay proyectos en puerta que beneficiarán a la población de manera directa, pero los están analizando para ver si es viable invertir en ello para concluirlos, o bien, saber de dónde podrán sacar el recurso para desarrollarlos, siempre y cuando sean de alto impacto social. Entre esos proyectos están en el papel los nuevos teleféricos.