ECATEPEC, Edoméx., 10 de noviembre del 2016.- Con el triunfo de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y ante una eventual revisión del Tratado de Libre Comercio el sector automotriz sería uno de los más afectados, señaló la Unión Industrial del Estado de México (UNIDEM).

Esto impactaría unas 450 plantas de artículos automotrices que operan en la entidad mexiquense, por lo que se prevé la suspensión de proyectos de expansión en este ramo, aseguró.

Francisco Cuevas Dobarganes, Director General de la agrupación consideró que el ramo automotriz puede ser duramente golpeado, pues de entrada la incertidumbre sobre las políticas que adopte Donald Trump, detendrá algunas inversiones en el sector.

“En el Estado de México, sí afectará fuertemente a las poco más de 450 plantas de artículos automotrices que están instaladas en Lerma, Toluca, Naucalpan, Tlalnepantla, Cuautitlán, Tultitlán y Ecatepec, principalmente y que suministran filtros, rines, cristales inastillables, telas para asientos, pintura y diversos productos metálicos, de hule y plástico”, detallo el representante empresarial.

Añadió que de entrada en el corto plazo las empresas relacionadas con el sector automotriz podrían suspender proyectos de expansión, mientras que empresas de otros giros estarán más enfocadas a contrarrestar los efectos de la devaluación

Pero respecto a las acciones que tomen empresas de otros giros, están más enfocadas a reducir los efectos negativos de la devaluación en sus costos de producción ya que ahora, conociendo el resultado de la elección, será más complejo que el dólar retroceda por debajo de la banda de los 19 pesos por dólar.

De acuerdo con el director general de UNIDEM, actualmente los empresarios no incrementan los precios, pero ante este escenario, es probable que suban del orden de entre el 3 y 5 por ciento por arriba de la inflación meta del Banco de México.

Durante su campaña Donald Trump advirtió que renegociaría el Tratado de Libre Comercio para imponer un impuesto del 30 por ciento a las exportaciones mexicanas, las cuales representan más de 200 mil millones de dólares anuales.

“Si el señor Trump impone aranceles a las importaciones, a fin de cuentas, terminará por afectar a los consumidores que confiaron en él, ya que lejos de incentivar la producción local, subirán los precios de muchos productos que son muy importantes para los consumidores”, apuntó Francisco Cuevas.