TOLUCA, Edoméx., 16 de diciembre del 2016.- La voz de Parker Griggs se escuchaba afable, con disposición y atento a las preguntas de la prensa mexicana. Dijo de entrada estar muy contento de volver a México tras su presentación el año pasado en el bar Caradura, donde decenas de seguidores se quedaron fuera por no adquirir a tiempo su entrada. Adelantó que la banda toca material nuevo que será incluido en el próximo disco, el cual están trabajando a su ritmo. Escriben las letras en este periodo alejados del trajín de las giras.

El multiinstrumentista estadounidense comía mientras charlaba con nosotros, fue al baño (escuchamos el agua del váter); interrumpió varias veces la conversación para llamar a lo que creemos es su mascota de nombre ‘‘Grace’’; eructó con la naturalidad de estar entre amigos sin prejuicios. No había ruido de ciudad. Nos dijo que vive en las montañas boscosas de California, alejado de las noticias, las mentiras, la podredumbre, la miseria humana. Dejó hace mucho Idaho para vivir extremas aventuras sicodélicas en California. No estuvo dispuesto para hablar de política, muchos menos del presidente Donald Trump.

Sobre el nuevo material que componen, el autor de rolas como ‘250 Miles’, ‘Broke Down’, ‘No Good Woman’, ‘I Just Don’t Know’, ‘Deep Blue Sea’ y de un centenar de piezas hechas a lo largo de 14 años, comentó que están en el proceso de experimentación sonora, sin abandonar su estilo sicodélico. No le gusta que etiqueten a Radio Moscow como una banda ‘‘stoner’’, porque no siente que lo sean, además de que no conoce bandas con ese estilo, por lo que pidió no le preguntaran si conocía a alguna así.

En el momento de la conferencia Skype, el cantante Parker Griggs estaba descansando, mientras el baterista Paul Marrone se encontraba disfrutando de su recién nacido hijo y el bajista Anthony Meier se encontraba de gira por Europa con otra banda que pidió sus servicios (nunca dijo el nombre del grupo). Explicó que en breve se reunirán para terminar la hostia plateada y una vez que se hayan sentido satisfechos saldrán a rodar por carretera en busca de conciertos.

Algunos colegas estuvieron muy interesados de que Griggs hablara del proceso de selección de las rolas del disco en vivo ‘‘¡Vivir! En California’’ (2016), a lo que contestó: ‘‘El álbum en vivo tuvo un proceso especial. Las rolas escogidas están equilibradas, no hay rola tocada como las versiones en estudio. Creo están las canciones más duras que hayamos hecho en versiones en vivo, que superan otros momentos y otras etapas. Se incluyeron temas que nuestros seguidores nos hicieron llegar. Se les tomó en cuenta. Es un disco que nos presenta muy diferentes de cuando empezamos como un proyecto en solitario en el garaje de mi casa. Con el tiempo tuvimos un proceso evolutivo gracias a lo que aportaron los demás integrantes que han pasado por Radio Moscow. Esos naturales cambios en la alineación nos permitieron crecer. Somos una banda que ha evolucionado, somos de pronóstico reservado’’.

A pregunta expresa de este ‘‘servibar y amigo’’ sobre qué otro tipo de guitarra tocaría, toda vez que es conocido como ‘‘El genio de la Stratocaster’’, Parker Griggs se ‘‘desnudó por completo’’ por espacio de 10 minutos para delimitar que hasta el 2013 poseía 45 guitarras de todo tipo, 35 amplificadores de diferentes manufacturas y que para grabar sus discos utiliza una lira de los años 60 y que en vivo emplea por su sonido una Gibson Harmony, una Silverton y una joya, la Alamo Reverb Unit con su respectivo amplificador.

Antes de finalizar la charla de media hora, Griggs habló de la experiencia de haber trabajado con el guitarrista cantante de The Black Keys, Dan Auerbach: ‘‘Bueno, eso tiene mucho tiempo, casi 10 años, cuando nos produjo nuestro primer disco homónimo. Le gustamos desde que nos vio por vez primera tocar. Es un tipo muy respetuoso. No nos cobró nada por su trabajo de producción. Apostó por nosotros. Trabajamos en una fábrica el proceso de grabación. Yo toqué en ese entonces la batería y cuando me escuchó cantar, él hizo apuntes para decirme que debía mejorar la forma de vocalizar. Me ayudaron mucho sus comentarios. Tras esa aportación se dedicó al proceso de grabación. Espero se vuelva a dar trabajar con él’’.