Toluca, Edomex.-11 de enero de 2021.-Para que Diego pueda aprender a leer y escribir, la única opción que tiene es acompañar a su madre a vender dulces en el centro de la ciudad, ahí tiene que acompletar las planas de tareas que ella le deja.

La economía familiar no es la mejor, dice Linda; sin embargo, eso no le impide a la mujer enseñarle a su hijo cosas básicas de la escuela, mientras ofrece sus chicles, paletas o cigarros a la gente que pasa a su lado.

El niño de 5 años de edad, ha tenido un mejor avance haciendo los trabajos en una vieja libreta que con el nuevo sistema de aprendizaje con lecciones en una pantalla, ademas, es poco viable para ambos.

«Ya hace las letras y números, siento que era más flojo ponerlo a ver la televisión, pero se complicaba más, tenemos que salir a trabajar todos los días para comer», dice la mamá, mientras sonríe al ver a su pequeño.

Todos los días, llegan a la esquina de Miguel Hidalgo y Felipe Villanueva para colocarse afuera de una farmacia y ofertar sus productos, no falta quien le regala cosas o comida al menor que no se separa de su madre.