TOLUCA, Edoméx., 19 de octubre del 2016.- Donald Trump ha tenido el peor octubre de cualquier candidato presidencial en la historia reciente, y todavía falta la mitad del mes.

Tras ser acusado de abuso sexual y recibir miles de críticas por sus comentarios vulgares y degradantes sobre las mujeres, Trump llega cojeando al último debate presidencial contra su oponente Hillary Clinton. Según las encuestas, Trump está perdiendo en casi todos los estados que debe ganar para poder alcanzar la victoria.

En política, tres semanas son una eternidad, y esta elección en particular ha estado llena de sorpresas. Sin embargo, al arremeter contra los medios, al criticar a Paul Ryan (el representante republicano de mayor rango) y afirmar –sin evidencia sólida– que la campaña está arreglada en su contra, Trump parece estar más preocupado por buscar chivos expiatorios para explicar su posible derrota que en encontrar un camino victorioso hacia la Casa Blanca. LEER MÁS