El problema es López Obrador

Pablo Hiriart

Pobreza, desempleo, inseguridad y el quebranto del orden social aumentarán de manera exponencial en las siguientes semanas y tendrán un responsable y un culpable, que son la misma persona: Andrés Manuel López Obrador.

Por él, México no se encuentra unido frente a la pandemia.

Por él, no hay una estrategia económica para evitar el desastre en el sistema productivo y apoyar a empresas y familias.

Por él, se retrasaron las decisiones sanitarias que debieron tomarse ante la llegada del coronavirus. Y nos quedamos sin estrategia, sin sector salud organizado, sin material clínico básico.

López Obrador se llama el principal problema de México en esta hora obscura para el país.

Hace años él decía que el problema de México era Felipe Calderón, y la evidencia muestra que se equivocó.

Luego dijo que el problema era Peña Nieto, y se equivocó, como muestran los únicos fondos y reservas de que puede echar mano.

Ahora la evidencia nos dice que el problema de México es un presidente paralizado, sordo a las sugerencias sensatas, mientras el fuego comienza a abrazar a la nación.

Hace un mes el secretario de Hacienda informó que la caída de la economía podría ser hasta de -3.9 por ciento por la crisis mundial y López Obrador -con sus amplísimos conocimientos del tema- lo desmintió.

Nos dijo que la economía iba «muy bien» y no se tomaron, al instante ni hasta el día de hoy, las medidas contracíclicas para atenuar el golpe y proteger a la población y al aparato productivo.

Ahora el FMI pronostica (por cierto, la cifra más amplia ya la había dado Enrique Quintana en estas páginas), una caída para México de 6.6 por ciento y un promedio mundial de tres por ciento. Se va a quedar corto, dicen expertos, pues sin un programa para salvar al aparato productivo la caída será arriba del 10 por ciento.

Por cada punto del PIB que caigamos son poco más de 200 mil empleos formales los que se pierden. Hablamos de que vamos a perder, este año ,arriba de un millón 400 mil empleos formales.

En tres semanas, del 13 de marzo al 6 de abril (cuando aún no entraba en vigor la contingencia por el Covid-19), ya se habían perdido 346 mil empleos formales: más que todos los que se habían generado en 2019.

Y el presidente, pasmado y taimado ante las propuestas de salvamento que le han puesto sobre la mesa. No lee.

De acuerdo con la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, a final de este mes 500 mil trabajadores del ramo dejarán de percibir ingresos (albañiles, obreros, ingenieros, arquitectos).

Con ello se rompe una cadena: los que venden material- empresas-, dejan de ingresar recursos y de pagar sueldos. Los que fabrican el material -empresas-, también dejan de recibir dinero y de pagar sueldos. Los que obtienen la materia prima, lo mismo.

El turismo, igual cosa, y ese sector aporta 8.9 por ciento del PIB nacional.

Diez millones de personas viven directa o indirectamente del turismo: trabajadores de hoteles, de restaurantes, proveedores de insumos, de material de mantenimiento, empresas de mantenimientos, centros nocturnos, productores de bienes de consumo, valets, viene-viene… todos comen y tienen familias.

¿Qué ha propuesto el Presidente? «Esta vez no habrá rescates», dijo con estresante miopía. Se repartirá dinero adelantado de programas sociales.

Esos programas, como él dijo en su reciente informe, llegan a 22 millones de personas. Prospera atendía a seis millones de familias, es decir, unos treinta millones de mexicanos. ¿Por qué no retoma el padrón, auditado y confiable de Prospera, que llevaba ayuda a más gente?

Y cómo van a ayudar a las millones de personas que se queden sin ingresos, más sus dependientes familiares, que no estaban en programas sociales porque tenían trabajo y lo van a perder.

¿Alguna idea del Presidente? Cero. Propuestas eficaces y desinteresadas tiene muchas en su escritorio.

En Estados Unidos, hasta la semana anterior, 22 millones de personas se fueron al desempleo. Eso nos va a pegar en remesas. ¿Algún programa del Presidente para evitar la hambruna en comunidades que viven gracias a lo que les mandan de EU? Cero.

Hay planes, se ha dicho, para reactivar la economía después de la crisis. Pero reactivar una economía con empresas muertas es imposible. Será la quiebra del orden social y tal vez la fractura de la Federación.

Se han presentado gran variedad de propuestas para mantener vivas a las empresas, a los informales y a quienes se queden sin ingresos. El costo gira alrededor de cinco puntos del PIB (un punto equivale a 242 mil 391 millones de pesos) que se tomarían del Fondo de Estabilización que les dejaron, y adquirir deuda de la línea de crédito abierta con el FMI que también les dejaron los que «hacían todo mal».

El Presidente dice que no, que no va a endeudar al país como hicieron administraciones pasadas.

No entiende que estamos en una emergencia. Y que hay margen para adquirir deuda razonable.

Tampoco sabe que con la caída de la economía provocada por él, la deuda en relación al PIB (ubicar en Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros el Sector Público, en los precriterios de política económica de la secretaría de Hacienda) pasó en este gobierno del 45.6 por ciento a 52.1 por ciento.

Así, sin haber obtenido un solo dólar, el gobierno de AMLO ha aumentado en un año la deuda más que en todo el sexenio de Felipe Calderón, en proporción del PIB.

El problema es él.

Reiteró el viernes que se continuará con Dos Bocas, aeropuerto de Santa Lucía y Tren Maya. Brutal su insensibilidad y desconocimiento.

La senadora Vanessa Rubio -que algo sabe de esto- ha explicado que, con datos anualizados, el aeropuerto de Santa Lucía costará 385 mil millones de pesos. Dos Bocas, 307 mil 580 millones de pesos. Tren Maya, 139 mil 072 millones de pesos. Total: 831 mil millones de pesos (unos 34 mil 625 millones de dólares).

Vamos a la ruina de millones de mexicanos, por un presidente que no está a la altura de las circunstancias.

El mayor problema de México es, hoy, López Obrador.