ACOLMAN, Edoméx., 18 de diciembre del 2016.- Cada pieza es única contiene la destreza e imaginación de sus creadores, que en las mayorías de las veces no son apreciados por los compradores. Los creadores de piñatas se enfrentan cada año al regateo de las personas que llegan a sus talleres por esta artesanía.

Su esfuerzo y dedicación no son valorados cuando las personas buscan un descuento por las piñatas que son elaboradas hasta por más de siete personas, dependiendo de su tamaño y el diseño.

La artesana María de Lourdes Ortiz Zacarías del taller de “Franlu” mencionó que en este año han elaborado cerca de 15 mil piezas y los precios oscilan de 60 pesos hasta 2 mil pesos, en estas últimas participan siete personas y son tres días de trabajo para poder realizar la piñata.

“El que nos regateen es como si no valorarán nuestro trabajo, por el tiempo y nuestra dedicación que realizamos en este tipo de artesanía, pero sobretodo que también nos importa mucho y valoren nuestra creatividad”.

Explicó que algunas veces los compradores que llegan principalmente de la zona metropolitana, se sorprenden por los precios accesibles de las piñatas ” por ejemplo las de forma de Nochebuena cuestan 300 pesos y nos dicen que son muy baratas, pero son los menos”.

Dijo que el valor de las piñatas está en creatividad y el tiempo en que se tardan en realizarlas, por lo que pidió a las personas que adquieran esta artesanía, que ha otorgado identidad al municipio de Acolman, que no busquen en un descuento por cada pieza, sino que reconozcan el trabajo y con ello se continúen con la tradición de elaborarlas.