VALLE DE CHALCO, Edomex., 11 de diciembre de 2013.- A la altura del kilómetro 29 de la autopista a Puebla se han formado encharcamientos de aguas negras que según se informó el agua brota del suelo por excavaciones que se hacen de las obras del Metrobús y que, a decir de los trabajadores, no son de riesgo.

Sin embargo llama la atención que se trata de aguas pestilentes y no precisamente de agua común que se encuentra a por lo menos un metro de profundidad en cualquier punto del municipio.

Los encharcamientos están a muy pocos metros del canal La Compañía, en los carriles laterales de la autopista a Puebla, a la altura del puente de Tlapacoya, donde el agua que se acumula es bombeada para sacarla de las fosas en donde se construyen muros y pisos de concreto.

Las obras de construcción del Metrobús están proyectadas a terminarse a largo plazo, dos o tres años, y las afectaciones de tránsito de vehículos cada día son mayores ya que se cierran carriles de la autopista en ambos sentidos por las mismas obras y por la entrada y salida de unidades de carga de materiales, grúas y equipo de construcción de pavimentos.