TLALNEPANTLA, Edomex., 28 de noviembre de 2013.-  Al menos siete policías municipales y estatales han muerto este año en el valle de México en cumplimiento del deber, en la mayoría de los casos al enfrentar a delincuentes.

El pasado 28 de octubre Juan Rodríguez Hernández, de 29 años de edad, policía municipal de Tlalnepantla, murió al caer de la patrulla durante la persecución de un delincuente que robó un automóvil, en la colonia Los Reyes Iztacala.

“Recibió los seguros correspondientes que tienen los elementos policiacos, fue un acto lamentable, se hizo un reconocimiento público al elemento caído, fue un acto donde iban en persecución por un vehículo robado y al pasar por un tope la persona cayó de la batea y en consecuencia perdió la vida”, aseguró el alcalde de Tlalnepantla, Pablo Basáñez García.

La noche del 26 de octubre fue fatídica para policías en Ecatepec. Dos mujeres policía estatales que participaban en un operativo fueron arrolladas en vía Morelos, a la altura de Cerro Gordo, una murió y la otra resultó lesionada.

Esa misma noche, pero en la colonia Granjas Valle de Guadalupe, también en Ecatepec, el policía municipal Francisco Fabián Martínez Pérez murió al acudir al llamado de auxilio de una persona a la que pretendieron robar su vehículo. El uniformado fue recibido con dos balazos.

El pasado 13 de septiembre dos policías municipales de Texcoco enfrentaron a cuatro delincuentes que robaron un Banco Coppel ubicado en Plaza San Lorenzo. Lograron recuperar el botín, pero murió el policía Edwin Sánchez Sánchez y el otro fue lesionado de bala.

El 21 de agosto Víctor Hugo Segoviano Barrera, policía de Cuautitlán Izcalli, enfrentó a delincuentes que robaron un vehículo cargado con pantallas, en la unidad habitacional Niños Héroes.

El policía no llevaba chaleco antibalas. Su compañero resultó ileso.

“Los policías están dispuestos a dar la vida por defender el patrimonio y la integridad de la ciudadanía”, aseguró el alcalde de Cuautitlán Izcalli, Karim Carvallo Delfín.

Segoviano Barrera dejó a su esposa y dos pequeños hijos. Carvallo Delfín afirmó que la familia recibió el pago del seguro de vida por 200 mil pesos, además de otra cantidad prevista por el gobierno local para estos casos y el pago de gastos funerarios.

El munícipe afirmó que “era un hombre capacitado, un policía. El mejor soldado en cualquier batalla puede morir”.

Concluyó: “Si tienen que fallecer por defender la vida de un civil lo van a hacer. Son policías, no son edecanes, ellos nacieron y decidieron que iban a estudiar y se iban a preparar para ser policías. Están mentalizados y listos para dar la vida por cualquier ciudadano izcallense”.

El pasado 3 de junio Alberto Laureano Fuentes,  de 38 años de edad, policía de Naucalpan, acudió al llamado de un conductor lesionado en la colonia Las Huertas, quien al parecer fue herido durante una disputa vial. Una mujer policía recibió dos impactos de bala, en tanto que el conductor que pidió el apoyo también murió.

El 19 de marzo, igualmente en Naucalpan, un guardia privado intentó frustrar el asalto a una pizzería en Ciudad Satélite, pero los cinco delincuentes lo acribillaron.