TOLUCA, Edomex., 27 de noviembre del 2013.- A pesar de que el programa de alarmas comunitarias que patrocina y opera el ayuntamiento de la capital mexiquense, ha sido anunciado como una forma efectiva de combate a la delincuencia y atención a las necesidades de seguridad; la realidad dista mucho de lo que anuncia el programa.

Esto ocurrió este miércoles por la noche cuando la alarma comunitaria que se instaló hace un par de semanas en el paseo de los sauces comenzó a sonar, lo que provocó una intensa movilización pero de vecinos los cuales salieron para poder auxiliar a sus vecinos.
Como parte de los beneficios de este programa se anunciaba que el tiempo de respuesta de cualquier unidad de la policía variaría de tres a cinco minutos.
Los minutos pasaban. Ya se había detectado que la alarma había comenzado operar por una presunción de gente sospechosa sin embargo la policía seguía sin aparecer.
Fue al cabo de 20 minutos, cuatro veces lo ofrecido, que la unidad llegó al lugar, un oficial solitario acudió al llamado pero ya el susto había pasado.
Este hecho decepcionó a los vecinos de esta parte de la capital mexiquense quienes pensaron que el programa traería más beneficios y no sólo el uso de la alarma.