CHIMALHUACÁN, Edomex., 11 de diciembre.- Catalina García Díaz, a sus 73 años, acudió ante la cuarta visitaduría de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) para pedir su intervención pues su hijo Mauro Vega García, elemento de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) adscrito a Ecatepec la golpea y amenaza, al grado de correrla de la casa.

La señora García Díaz dijo que la última agresión que recibió de parte de su hijo fue hace unos días cuando, con pistola en mano, Mauro Vega García le dijo que se saliera de la casa, ubicada en la colonia Xalatipac, en el municipio de Chimalhuacán y de la cual ella es la propietaria.

“Me puso la pistola en la cabeza y me amenazó con disparar si no me salía, eso me dio mucho miedo porque mi hijo estaba como loco, afortunadamente no pasó a mayores, sin embargo, él ha buscado todas las formas de sacarme de mi casa para que y su mujer se queden con ella”, indicó.

Las amenazas no han sido sólo de parte de su hijo, sino también de su nuera de nombre Mónica Noemí Jiménez Pérez, quien actualmente trabaja en como secretaria auxiliar en la Casa de Cultura de esta localidad, quien también la insulta e incluso la ha golpeado.

«Les pido su ayuda porque tengo miedo, ya intenté poner mi denuncia en Chimalhuacán, pero ahí no me hacen caso porque son funcionarios públicos», señala Catalina, quien además es hipertensa y teme por su vida y la de sus otros familiares, ya que las agresiones también han sido para sus nietos.

Ante esta situación, la señora Catalina García Díaz, acompañada de su hija Delfina Vega García, acudió a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, ubicada en Avenida Vicente Villada No. 202, para que atendieran este asunto de la violación de sus derechos humanos.

No obstante, la semana pasada, su hijo Mauro Vega García presentó una denuncia penal en la Subprocuraduría General de Justicia del Estado de México en esta localidad, a quien acusa de robo, sin embargo, la acusada señaló que “eso es falso, porque lo único que hice en mi casa es cambiar el tinaco del agua por ya estaba muy viejo, situación que a él le molestó y le dijo que la iba a acusar de robo”.

“La verdad me da mucho miedo, porque yo vivo en la planta baja de mi casa y en ocasiones mi nuera Mónica Noemí Jiménez Pérez me arroja cubetadas de agua fría desde arriba sin ninguna justificación, todo lo hace para amedrentarme para que me salga de mi casa», narra la septuagenaria.

Agrega que ya ha habido varias ocasiones en que la han dejado afuera de su domicilio «y eso creo que no es justo porque yo soy la dueña de la casa”.

Por su parte, Delfina Vega García pidió el apoyo de las autoridades del gobierno del estado de México y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana para que se investigue a su hermano «para que deje en paz a mi mamá, imagínese cuando le puso la pistola en la cabeza, que tal si se le va un tiro y me la mata”.

Por eso decidimos acudir a la Codhem para hacer la denuncia respectiva y se castigue a esta pareja, porque además ambos son funcionarios públicos y se les pueden fincar responsabilidades.