El Plan es allanar el camino para el aeropuerto en  el proyecto. México Ciudad Futura.

El gobierno federal del priísta, Enrique Peña Nieto no va a cometer el mismo error que Vicente Fox Quesada de promover un movimiento en contra del proyecto del aeropuerto internacional de la Ciudad de México en el lago de Texcoco, como ocurrió en el 2001.  No, va con toda una estrategia que le dejó Felipe Calderón Hinojosa, para que dentro del proyecto de México Ciudad Futura, se incluya el aeropuerto, pero con nula resistencia de los pueblos aledaños a ese gran lago.

Atrás de los ahora ex presidentes panistas, Vicente Fox Quesada y de Felipe Calderón y del ahora priísta, Enrique Peña Nieto están grandes empresarios y constructoras para sacarle jugo al ex lago de Texcoco y realizar un sueño, construir un paraíso en lo que hoy es un muladar y tierras salitrosas del ex lago de Texcoco.

Con Vicente Fox sólo proyectaron el aeropuerto internacional de la Ciudad de México con la compra de la tierra a un precio de risa, lo que confrontó al gobierno federal con los pueblos de San Salvador Atenco, Texcoco, Acuexcomac, Santa Isabel Ixtapan, la Magdalena Panohaya, Francisco I. Madero, entre otras que formaron un gran frente para que organizados rechazaran tal proyecto.

Los pueblos originarios del ex lago de Texcoco sacaron los machetes para defender sus tierras e hicieron algo histórico: Vencer al gobierno federal de Vicente Fox, hacerlo caer de rodillas.

Hubo muertos, marchas, mítines en la Ciudad de México, bloqueos carreteros, enfrentamientos, secuestros, encarcelamientos, quema de vehículos, represión; en sí una gran resistencia social que creció no sólo en México sino también a nivel internacional.

Ante todo esto, Fox pasó como un presidente vencido por la resistencia del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), pero Felipe Calderón, aconsejado por esos empresarios que ambicionan las tierras del ex lago de Texcoco, le recomendaron avanzar paso a paso, para hacerse de la tierra de los ejidatarios, aunque pasarán años, pero el fin era evitar más resistencia para un proyecto aeroportuario pero dentro del gran plan de México Ciudad Futura.

Después de la resistencia del machete, operadores del gobierno federal empezaron a usar un arma para vencer a los ejidatarios: La tentación del dinero para la compra individual de las parcelas, con el pretexto de un proyecto ecológico y de irrigación.

Las negociaciones duraron cuatro años, reconoció el propio José Luis Luegue Camargo, director de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), el cuatro de septiembre del 2012, dos meses antes de que Felipe Calderón Hinojosa, le entregará el poder al priísta Enrique Peña Nieto.

De 2008 al 2012 el gobierno federal de Felipe Calderón compró mil 700 hectáreas para el  “El Parque Ecológico Lago de Texcoco” para rescatar la vocación natural del lago de Texcoco, para beneficio de los habitantes del Valle de México.

En el proyecto de la CONAGUA se planteó lo siguiente:
1) Evitar inundaciones en las zonas urbanizadas para mejorar la seguridad de las personas y sus bienes; 2) Construir una zona de esparcimiento e integración social; 3) Evitar tolvaneras que en épocas de estiaje afectan a la salud de las personas; 4) Crear fuentes de empleo temporales y permanentes, y 5) Fomentar el deporte.

Explicó que en la primera etapa del proyecto de mejora ambiental para la región oriente del Valle de México y que está planteado a 10 años, la Conagua ha invertido más 2 mil 500 millones de pesos en la compra de mil 700 hectáreas de las 2 mil 500 hectáreas que se planean adquirir.

Con esta compra desarticularon los ejidos de Santa Isabel Ixtapan, San Luis Huexotla, Hidalgo y Carrizo, San Bernardino, San Cristóbal Nexquipayac, Francisco I. Madero, San Felipe y Santa Cruz, con lo que le quitaron fuerza al Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra que encabeza Ignacio del Valle Medina.

Continuará…