TEPOTZOTLÁN, Edomex., 14 de diciembre de 2013.- El acervo de los libros de coro del Museo Nacional del Virreinato (MNV), está integrado por 90 ejemplares de los siglos XVI al XIX, ha tenido trabajos de conservación, catalogación y digitalización, a fin de garantizar su preservación y difundir su contenido que ha permanecido resguardado durante varias centurias entre enormes pastas de madera, trabajo que dio comienzo con la atención de 14 obras de incalculable valor artístico y musical.

Dichos volúmenes novohispanos y europeos, que albergan las obras musicales que acompañaban las grandes celebraciones religiosas de la época virreinal de México, son considerados la colección más importante en su tipo que resguarda el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Este proyecto interdisciplinario fue gestionado por la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) del INAH, en colaboración con el MNV y el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical (Cenidim), del Instituto Nacional de Bellas Artes, en el que participaron restauradores, musicólogos, historiadores de arte y un fotógrafo.

Uno de los 14 libros de coro mide aproximadamente 60 cm de ancho, casi 1 m de largo y su espesor oscila entre los 10 y 15 cm; se componen de alrededor de 100 folios de pergamino escritos a mano con tinta ferrogálica, y las letras capitulares son de gran tamaño y están decoradas e iluminadas profusamente.

Además de su riqueza artística, los libros de coro resguardan un legado musical de gran trascendencia como el canto gregoriano o llano —música vocal tradicional de la liturgia cristiana inscrita en latín—, y la melodía polifónica creada por destacados compositores europeos y novohispanos.