TOLUCA, Edomex., 28 de noviembre de 2013.- Al ser la obesidad un problema que afecta a 70 por ciento de la población mexicana, los sistemas de salud se ven amenazados ante el incremento del presupuesto destinado a ese padecimiento y las complicaciones derivadas de ella, señaló el delegado del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), en el Estado de México, José Edgar Naime Libién.

De acuerdo con información del diario el Sol de Toluca, el doctor destacó que el grueso de los casos se debe a una mala alimentación y la falta de actividad física, la cual se conoce como obesidad exógena, en tanto que, la ocasionada por desórdenes o alteraciones de las glándulas de secreción interna, ocupan un porcentaje menor.

Explicó que más allá de que la obesidad se considere un exceso de grasa corporal originado por factores genéticos, metabólicos, endocrinológicos y ambientales, la población debe concientizarse que «es una enfermedad y parte de un estilo de vida con cambios de apariencia física, por lo que urge tomar medidas para contrarrestarla».

Naime Libién, subrayó que actualmente el problema es más grave en niños y adolescentes, «ya que en ellos el riesgo de muerte es hasta tres veces mayor».

La obesidad afecta a todos los niveles sociales de la población y está estrechamente vinculada a la diabetes, que es la principal causa de muerte de los mexicanos, es casi seguro que las personas con obesidad desarrollen diabetes, por ello es prioritario atacar la obesidad; disminuir estos índices bajaría la carga de enfermedades no contagiosas, al sector salud, y sus complicaciones asociadas», declaró.

En ese sentido, agregó, «cada persona puede ayudar a reducir esta amenaza» con el solo hecho de cambiar hábitos de alimentación, tomar más agua natural, consumir frutas y verduras, no beber bebidas azucaradas, comer menos pan, sal y alimentos con grasas, hacer ejercicio al menos 30 minutos al día.