TLALNEPANTLA, Edomex., 29 de noviembre de 2013.- La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) demandó una mayor coordinación entre autoridades federales y estatales para abatir el delito de secuestro que durante este año que concluye se incrementó hasta más de un 30 por ciento y la extorsión asociada al cobro de piso, en el país, lo que obligó a empresas mexicanas destinar un presupuesto de 75 mil millones de pesos, durante el 2012.

“Este año (2013), fue dificilísimo tenemos un incremento en secuestros arriba del 30 por ciento respecto del año anterior. Esto es un reto muy importante para una mayor coordinación entre autoridades federales y estatales, por supuesto que el secuestro es del entorno estatal, pero en materia de seguridad, cuando los municipios y el estado y la federación están bien coordinados se abate los índices de seguridad”, sostuvo Juan Pablo Castañón, dirigente patronal.

De acuerdo con información de Milenio, Castañón afirmó que los delitos de secuestro y la extorsión, asociado al cobro de derechos de piso, son delitos que se han incrementado en los últimos años, por lo que se necesita que las “autoridades de los tres órdenes de gobierno se comprometan mancomunadamente para abatirlo”.

Precisó el dirigente patronal que en más de la mitad de los estados de la República se registró, durante este año, un incremento en número de secuestros y “sobre todo en el fenómeno del cobro de piso o la extorsión, no se da solamente a las grandes empresas o a las personas con recursos económicos más afortunadas, sino desde las señoras que venden pollo o verduras en los mercados públicos están siendo atacadas por este fenómeno delictivo que tiene que abatirse”.

Juan Pablo Castañón también precisó que durante el 2012 el sector privado gastó en seguridad 75 mil millones de pesos de todas las unidades de económicas del país.

“En cualquier secuestro, donde hay pérdidas humanas es lamentable. El hecho mismo de que una persona sea sustraída de su libertad, es un crimen que debe ser castigado y un crimen que lacera a la sociedad, independientemente de la pérdida de su patrimonio”, expresó el dirigente empresarial.

Confió en que para el 2014, autoridades de seguridad abatirán este tipo de delitos y sus indicadores, ya para esto, es “importante la coordinación institucional entre los tres órdenes de gobierno”.

Rechazó el dirigente que la causas del aumento de delitos como los referidos, tenga su origen en la pobreza, pues esta condición social no “justifica que se rompa la ley. Todos los mexicanos tenemos derecho a salir adelante salir, pero dentro de la ley y no debe haber impunidad y la autoridad está para protegernos”, sentenció Castañón.