NEZAHUALCÓYOTL, Edomex., 27 de diciembre de 2013.- Las vacaciones deben ser aprovechadas por los padres para promover en los niños una vida saludable, ejercitándose o practicando un deporte con sus hijos, además de realizar con ellos una correcta educación alimentaria que los prevenga de enfermedades como diabetes e hipertensión arterial.

Ignacio Valdivia Ortega, coordinador auxiliar delegacional de Nutrición y Dietética del IMSS Estado de México Oriente, precisó que durante el periodo vacacional los papás tienen la oportunidad de evitarles a sus hijos menores el consumo de la comida chatarra y los refrescos, y cambiarlo por alimentos nutricionales.

Indicó que basados en un esquema nutricional adecuado se puede evitar el sobrepeso y por consiguiente la obesidad en los niños, a los que se les debe de orientar permanentemente para que adopten adecuados hábitos alimenticios que los lleven por una vida saludable.

Sugiere que la participación de los papás es valiosa y esencial, porque orientan debidamente a sus hijos, que deben de comer de manera nutritiva y sanamente.

Con ello, se contribuye a que no desarrollen condiciones de riesgo para contraer enfermedades como diabetes, hipertensión arterial, cardiovasculares y hasta algunos tipos de cáncer, como los de colon y páncreas.

A los menores se les debe inculcar el hábito de desayunar en casa con tiempo suficiente, sentados y en un ambiente tranquilo. Este primer alimento puede estar integrado de carne, queso panela o un huevo, acompañado de verdura, una tortilla, un vaso de leche y una fruta.

Es recomendable que a media mañana se les prepare un refrigerio para comer, a fin de que no estén tantas horas sin alimento o evitar que consuman cualquier fritura. Se sugiere proporcionarles agua natural o de fruta, sin añadirle azúcar, una fruta entera o verdura picada, como zanahoria, pepino, jícama, chayote o betabel, un sándwich de pan integral, sin mayonesa; untar frijoles en una rebanada y aguacate en la otra; poner un poco de queso panela y dos hojas de lechuga o un trozo de jitomate y agua.

Este esquema alimenticio se recomienda para menores de 6 a 12 años de edad.

En el caso de aquellos papás que salen a un sitio turístico acompañados de sus hijos menores, Valdivia Ortega recomienda evitar al máximo las gaseosas y frituras; tomar agua natural o de frutas; acudir a lugares donde se preparen alimentos nutritivos. Si acuden a una playa no desaprovechar los alimentos del mar, como es el pescado y los mariscos.