TOLUCA, Edomex., 1 de diciembre de 2013.- La apertura de Quadratín Estado de México  se convierte en una excelente oportunidad de aprovechar las redes sociales, como el vehículo pronosticado de comunicar de forma instantánea el diario acontecer en uno de los estados más conflictivos de la República Mexicana. La afirmativa anterior no es sólo por los acontecimientos que se suscitan en la actualidad en materia de seguridad pública, en especial, sino por la falta de identidad y de arraigo entre su endémica población. El estado de México parecería ser tres entidades totalmente diferentes, pues nada tiene que ver la población del sur con la del oriente o con la del centro o con la del norte. Las diferencias son marcadas y tal vez lo único que las une son los mismos problemas: falta de seguridad pública, rezago en materia de servicios públicos y una apatía obscena de sus gobernantes por atender sus demandas.

 

En este sentido, cabe mencionar que ya iniciaron los informes de los 125 presidentes municipales y la retahíla de preguntas inicia: ¿qué van a informar? ¿Lo que sí se hizo o lo que no se logró cumplir durante los primeros 12 meses de mandato? La experiencia nos conduce a avizorar que serán informes endebles con contenidos pueriles que en nada repercutan en el bienestar de sus gobernados. En el caso de la capital del estado de México, la encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), dada a conocer en el Dossier Las Ciudades más Habitables de México 2013, fechado en octubre pasado, ubica a la alcaldesa de Toluca como uno de los tres presidentes municipales peor calificados del país. En el rubro del “índice de Satisfacción de Desempeño”, Martha Hilda González Calderón se llevó el glorioso tercer lugar. El primero lo ocupó el presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez, Samuel Toledo Córdova y el segundo el de Torreón, Eduardo Olmos Castro. De acuerdo con el GCE, se levantaron al menos 400 encuestas por cada una de las ciudades analizadas.

 

El caso viene a cuenta por tratarse de la capital del estado de México, gobernada por una priista acogida por el mítico grupo Atlacomulco. La retahíla continúa: ¿realmente le preocupará a la alcaldesa lo que opinan de su administración? ¿Acaso hace algún movimiento estratégico para revertir su mala fama? Tal vez ni una ni otra, sólo encargarle al tiempo que lo deposite en el cajón del olvido.

 

No obstante, me parece injusto sólo colocar a una alcaldesa en el pódium de los peores o como lo diría el filósofo Michelangelo Bovero en una kakistocracia absoluta (el gobierno de los peores) cuando habría que poner en el cadalso a varios ediles de municipios como Ecatepec, Nezahualcóyotl, Ixtapaluca, Valle de Chalco, Huehuetoca, Tepetlaoxtoc, Chicoloapan, Atenco, Coacalco y un largo etcétera que sólo gobiernan para los partidos que representan y no para toda una sociedad. ¿Qué esperamos de los informes? Nada, absolutamente nada nuevo. Obritas y más obritas.

 

 

PIZCA DE LIBROS

En este espacio me permitiré recomendar algunas lecturas que, desde mi obsesión por la lectura, trataré de contagiar por el sólo gusto de compartir.

“Al mismo tiempo que en la catedral se desarrollaba el proceso contra Gutenberg y sus dos secuaces, a pocas calles, en el convento de las Adoratrices de la Sagrada Canasta, Ulva intentaba tranquilizar a sus desconsoladas hijas. La puta madre no iba a permitir que el miedo y el desasosiego se apoderaran del burdel. Desde los albores de los tiempos habían debido enfrentar la persecución, el destierro, la humillación y la muerte. Muchas veces las habían diezmado, pero jamás las habían derrotado. De hecho aún estaban de pie. Ulva no estaba dispuesta a dejar que le arrebataran otra hija. Era tiempo de dar batalla y como dignas sacerdotisas  de Isthar, diosa de la guerra iban a luchar”. Este es sólo un fragmento de “El libro de los placeres prohibidos” de Federico Andahazi, quien en una límpida narrativa entremezcla los asesinatos de meretrices de un burdel con un juicio en contra del inventor de la imprenta, el irascible Johannes Gutenberg.

 

GRACIAS POR LA OPORTUNIDAD