TOLUCA, Edomex., 27 de noviembre de 2013.- Consciente de que no han ganado nada, José Saturnino Cardozo, director técnico de los Diablos Rojos del Toluca, afirmó que saldrán a jugar la vuelta de los cuartos de final ante Cruz Azul con la misma intensidad, manteniendo la ventaja y tratando de aumentarla para asegurar su lugar en las semifinales del Apertura 2013.

«Cruz Azul es un rival difícil, pero nosotros lo hicimos mucho más fácil porque corrimos más que el rival, tuvimos más posesión de pelota y fuimos muy agresivos, eso Cruz Azul lo volverá a sentir en su cancha, nosotros no vamos a regalar nada, no vamos a pensar de que vamos empatados a cero, vamos ganando 3-0 y debemos administrar eso, con ambición de ir por más goles, de querer un buen futbol, sabemos que va a ser muy difícil pero hay que saber administrarlo nada más», mencionó Cardozo tras la culminación de su segundo día de trabajo en Metepec.
Y es que pese a que se podría pensar que el deportivo Toluca se ha relajado por los tres goles logrados en casa, el guaraní reiteró que en su equipo no existe el exceso de confianza, «confiados no podemos estar nunca, esto es futbol y los partidos hay que jugarlos, tengo un grupo muy maduro y sabe lo que quiere; sabe dónde estamos apuntando y por lo tanto vamos ir a jugar como estamos acostumbrados a hacerlo cuando salimos fuera de casa, con la misma responsabilidad y obligación de ir a buscar los partidos, este más que nunca porque haciendo un gol podemos tirarle la responsabilidad al local y eso buscaremos».
Con información del diario el Sol de Toluca, en este tema, José también dejó claro que el 11 que arrancó como titular el sábado pasado en el Nemesio Diez, tampoco será el mismo que encarará la vuelta, «con nosotros no va el tema de que el equipo que gana repite, porque si no sería muy fácil, el jugador sabría que repetiría y no trabajaría en la semana, por eso trabajamos en esa línea de que juga el que está bien; son 30 profesionales que quieren mostrarse y tratamos de ser lo más justo posible para que haya una competencia sana entre ellos, si no los entrenamientos serían muy aburridos sabiendo quién va a jugar».
E insistió en que estará en la cancha quienes muestran las ganas de jugar el partido definitivo en el estadio Azul, «conmigo, el jugador que se relaje no juega. Eso está claro y ellos saben que esto es partido tras partido, semana tras semana, que en cada entrenamiento; conmigo no juega el que hizo bien su trabajo el domingo, para eso trabajan, y cuando empieza la semana debe trabajar igual que todos, acá son 30 jugadores que deben ganarse su lugar en los entrenamientos y si les toca jugar demostrar por qué se ganó ese lugar».
Sobre su rival, Saturnino dejó de lado la situación que enfrenta desde hace casi dos décadas donde no logra un título en el balompié nacional, y prefirió enfocarse en su equipo, «no sé cómo va a estar Cruz Azul, nosotros estamos bien, trabajamos con mucha alegría y con mucho profesionalismo y entrega, sabiendo que el objetivo está cerca; hay que saber que el rival está dolido, está herido y eso lo llevará a que sea mucho más peligroso en el partido, esperaremos al mejor Cruz Azul, aunque nosotros confiamos en tener la posesión de la pelota y tratar de sorprenderlos».