TOLUCA, México; 27 noviembre 2013.- En lo que va del presente año se han registrado 880 embarazos en menores de 14 años, mientras que en aquellas menores de 19, la cifra llegó a 40 mil partos, precisó Víctor Torres Meza,  director general del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiología y Control de Enfermedades del sector salud del Gobierno del Estado de México (GEM).

Añadió que de acuerdo a estudios realizados por Instituto de Salud del Estado de México, de los 3 millones de jóvenes y adolescentes menores de 19 años, 600 mil ya habrían tenido relaciones sexuales y de los cuales 280 mil lo hicieron de una manera no segura, es decir no emplearon ningún tipo de protección.

Torres Meza reconoció que el embarazo en dicho sector poblacional de la entidad mexiquense, es un tema en el que las autoridades estatales están preocupadas y ocupadas, ya que la gran mayoría de las adolescentes y jóvenes, truncan su vida escolar cuando se atraviesa una situación de embarazo.

Explicó que los embarazos a temprana edad no solo son un tema de salud, sino también de violencia contra las mujeres.

En este sentido cuestionó: qué pasa cuando el padre es un adolescente también de 14 años, un adolescente menor de 19, un adulto o un adulto y familiar de la menor-embarazada. Y si la relación se realizó o no, con el consentimiento de la jovencita.

Por lo anterior, dijo Víctor Torres, entonces también estamos frente a un problema de abuso y violencia contra la mujer, por lo que tienen que intervenir otras instituciones del estado y especialistas.

Por último, el director Torres Meza del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiología y Control de Enfermedades, descartó que el sector educativo estatal pueda sumarse a esquemas de prevención o de cómo usar los diversos métodos anticonceptivos, ya que se sabe que algunos maestros están cometiendo abusos sexuales contra sus alumnas.

Por lo anterior, opinó, para tomar una decisión tan importante como sería la intervención del sector educativo en temas de sexualidad, primero tenemos que evaluar la salud mental de los maestros y luego, enfatizó, cuando tengamos certeza de su estabilidad quizás se puede dar ese paso tan delicado, subrayó Víctor Torres.